El objetivo fundamental de Residencia Oasis es el bienestar y confort de nuestros huéspedes.

Para ello hemos diseñado unas habitaciones para alojarlos durante su estancia, aptas tanto para la climatología invernal como para la veraniega.

Estas habitaciones son individuales, y están ubicadas dentro de un recinto cerrado y climatizado (frío / calor), para lo que contamos con máquinas climatizadoras repartidas a lo largo del recinto. Éste consta de aireación y ventilación natural, así mismo, el techo y las paredes tienen cámaras de aire para conseguir una temperatura óptima tanto en invierno como en verano. A lo largo del pasillo central tenemos árboles y enredaderas que a la vez que proporcionan un ambiente más natural, equilibran la humedad ambiental.

Hotel para perros

Las habitaciones de nuestra residencia canina se distribuyen en 2 plantas:

En la inferior, la superficie del habitáculo es de 6 m² y sus tres paredes y suelo están alicatados en gres de fácil limpieza, desinfección y desparasitación. El frente está hecho en malla galvanizada de seguridad con la puerta de iguales características.

En su interior existe un espacio de 1 m² elevado donde colocamos, según necesidad, suelo de goma aislantes y destinado al descanso del animal.

En la planta superior, las habitaciones están divididas por mallas y en ellas alojamos a los inquilinos de menor tamaño.

Si desea saber más, consulte el funcionamiento de la residencia.

Hotel para gatos

En OASIS también disponemos de un recinto para alojamiento de gatos.

Es bien conocido el estrés que provoca en los gatos el abandono de su hogar, por ello las habitaciones se encuentran dentro de un recinto realizado en madera, que aporta un clima más íntimo y acogedor.

Nuestra residencia felina está totalmente climatizado y aislado acústicamente, tratando de encontrar la mayor tranquilidad. Disponen de luz natural durante las horas del día, apoyada por luz artificial en los días nublados.

Las habitaciones constan de 2 niveles con escalera para acceso a la planta superior.

Cada gato dispone en su habitación de caja de aseo, comedero-bebedero y cama además de juguetes y rascadores para fomentar la proactividad y evitar el aburrimiento diario.

Aconsejamos traer al gato dentro de su cesta transportín, que aprovechamos para dejársela en la habitación, proporcionándole un espacio conocido y de seguridad.