Blog

Inicio/Blog/

¿Por qué guñe mi perro con la comida?

 A ver si lo adivinamos… ¡Tu perro te gruñe cuando come!

Son muchos los perros que gruñen cuando hay comida en juego, no obstante, no se trata de un comportamiento adecuado ni que debamos subestimar. De hecho, en la mayoría de casos, los problemas asociados con este comportamiento son muy graves y derivan en conductas agresivas.

Si te encuentras en una situación parecida, es importante que sepas cómo actuar. En este artículo te contaremos por qué tu perro te gruñe cuando come, explicándote la causa que lo ha podido provocar, detalles importantes sobre el gruñido y algunas pautas básicas que puedes seguir para controlar la situación. No obstante, recuerda que la prioridad cuando hay agresividad en la escena es acudir a un especialista. Sigue leyendo este artículo y descubre qué hacer si tu perro gruñe cuando está comiendo:

El gruñido del perro es parte fundamental de su comunicación

Los perros son animales sociales. Esto implica el desarrollo de un rico sistema de comunicación para poder comprenderse y convivir. El gruñido forma parte de su comunicación, igual que el ladrido, el aullido, el gimoteo o las abundantes muestras de expresión corporal.

El gruñido expresa desagrado, en su versión más suave, y puede llegar a constituir una auténtica amenaza, una advertencia que, de pasarse por alto, desencadenará un marcaje, un mordisco e incluso un ataque. Gruñendo, el perro nos enseña sus “límites”, sus dientes, ya que emite el sonido levantando los belfos y dejando su dentadura al descubierto.

Si tenemos la oportunidad de observar cómo interactúan varios perros, cuando alguno gruñe, dependiendo de su posición en ese grupo social, recibirá una respuesta u otra por parte de los otros perros. Algunos pueden mostrarse sumisos, agachando la cabeza y plegando las orejas, otros incluso se tiran al suelo o muestran la barriga y el cuello, que son los puntos débiles. Por el contrario, otros pueden expresar también sus límites con un gruñido de respuesta.

No obstante, ¿qué diferencias existen entre estos gruñidos y los que se dirigen hacia nosotros? ¿Por qué el perro te gruñe mientras come? ¿Cuál es la forma correcta de actuar ante esta situación?

El gruñido y la comida

La comida es un recurso básico. Sin comida no podemos sobrevivir. Por eso, aún teniéndola a libre disposición, tu perro siente la necesidad ancestral de defenderla. Es el motivo principal por el que tu perro te puede gruñir cuando come: está intentando “proteger su comida”.

Por lo tanto, gruñir para defender su comida es un instinto canino normal. Ahora bien, no es un comportamiento deseable, especialmente si el aviso termina en mordisco. Ten en cuenta que su comida la suministras tú y te mereces el mismo respeto y confianza que le ofreces a tu perro.

¿Qué puedes hacer si tu perro te gruñe mientras come?

Nunca debes enfrentarte a un perro. Si te está advirtiendo con un gruñido y lo ignoras, irá a más y acabaremos marcados o mordidos. Cuando se llega a esa situación, lo fácil es que se repita. ¿Debes permitir que tu perro te gruña? No, pero funciona mejor la distracción.

Si tu perro está comiendo y al acercate gruñe, cambias el foco de atención. Por ejemplo, pasando por alto el gruñido, coges su correa y te acercas con un alegre “¡vamos de paseo!”. Es raro que un perro se resista a acompañarte. En ese momento le pones la correa y lo felicitas. De este modo has evitado una conducta potencialmente peligrosa y, además, has reforzado otra que te interesa (acudir a la llamada y ponerse la correa).

Utilizar esta técnica de distracción (conocida como “ensombrecimiento”) es muy recomendable y puede resultar muy útil en situaciones de riesgo, por ejemplo cuando nos encontramos con niños pequeños en el hogar y debemos actuar, cuando se trata de un perro de gran tamaño o bien cuando la agresividad es intensa y sin previo aviso. No obstante, el perro no está trabajando bien la protección de recursos y la tolerancia, un problema de agresividad bastante grave que debes trabajar.

Es muy importante comprender que las pautas varían según el caso y que por ello lo más recomendable es acudir a un especialista, ya sea un adiestrador, un educador canino o un etólogo. No obstante, a continuación vamos a apuntar algunas características que te pueden ayudar a predecir y evitar el problema:

  • La protección de recursos, el gruñido mientras come es más habitual en perros mayores, miedosos, estresados, impulsivos o, en general, en cualquiera si crece el número de perros en el domicilio. Atención a estos casos.
  • Si la comida no es la habitual, es más probable que el perro la defienda.
  • Debemos estar atentos cuando haya otras personas en casa, ya que la actitud del perro frente a la comida puede variar en presencia de extraños, especialmente si estos son niños.

Si el gruñido se produce puedes seguir las siguientes pautas de adiestramiento con tu perro mientras esperas la consulta con el profesional:

  • Intenta evitar en todo momento las situaciones desencadenantes.
  • No manipular el bol de comida ni tocar al perro mientras come.
  • No comer al mismo tiempo que él, mejor ponerle la comida antes o después.
  • Alimentarlo exclusivamente con pienso y reservar otros alimentos más apetecibles para las sesiones de trabajo con el especialista.
  • No enfrentarse, no castigarlo si gruñe.
  • Practicar el “soltar” objetos.
  • Mejorar su bienestar permitiéndole realizar actividad física regular, adaptada a su edad y condición. Un buen paseo centrándonos en disfrutar con la actividad conjunta es lo mejor para conocernos y estrechar lazos.

Si quieres más información sobre el tema te recordamos que tenemos a disposición de nuestros clientes el servicio de adiestramiento, solo tienes que preguntarnos y concretamos una cita.

¿Cómo decir adiós para siempre?

Uno de los momentos más difíciles es decir adiós para siempre. Cuando llega la hora de la despedida, muchas personas que comparten toda una vida al lado de su perro, no se atreven a estar presentes. Cuando se toma la determinación de sacrificar a una mascota es porque no hay otra opción, y dejarla con vida solo alargaría su sufrimiento. Está claro que, cuando llega el momento, surgen las preguntas importantes para saber lo que sienten los perros antes de morir: ¿Los perros lloran?, ¿en qué piensan? o ¿saben que van a morir?

Los perros no son humanos y no se esconden para morir.

Pese al pensamiento habitual que se tiene de que los perros buscan un escondite para morir, el animal no suele esconderse cuando van a morir. Los perros necesitarán más horas de descanso, de sueño y un espacio mayor para estar tranquilos y en calma. Cuando se van haciendo más mayores van perdiendo la energía poco a poco, por lo que sabrás de sobra que el final se acerca.

Un síntoma claro de que tu perro va a morir es que no quiera salir a la calle a pasear.

Pero no hay que preocuparse de que sus últimos días los pase así, es una buena señal puesto que quiere decir que tu mascota no está agonizando o muriéndose a causa de una enfermedad. Aunque esto no significa que tengas que dejarle en paz y no estar con él. Siempre que se pueda es muy recomendable sacarlo a pasear, jugar con él, acariciarlo o darle amor, así se conseguirá levantar su ánimo.

¿Los perros lloran antes de morir?

Si tu mascota en lugar de buscar un lugar para descansar y estar tranquilo no para de sollozar y protestar, significa que algo no va bien. El perro cuando llora es porque está agonizando de dolor, y si está sufriendo, la responsabilidad del dueño es acudir al veterinario y consultar con él las diferentes posibilidades para que el animal no siga sufriendo. En esos momentos no hay que dejarse llevar por el egoísmo y pensar solo en uno mismo. Es momento para recapacitar y ver que el animal no puede seguir viviendo en agonía.

¿Está mi perro moribundo?

Es normal que los perros cuando se van haciendo más mayores duerman mucho más que antes y necesiten pasar muchas horas tumbados en un lugar cómodo y tranquilo. Si tu mascota no actúa de una forma más viva, no hay que preocuparse, es algo normal, los años pasan factura a todo el mundo. Lo mejor que puedes hacer es darle el mismo cariño, pero hay que entender que es posible que tu perro no demuestre la misma pasión que antes cuando le das amor. Por ello, la falta de actividad es uno de los síntomas más habituales de que la vida de tu mascota está llegando a su fin.

No te pongas triste delante de tu perro, pues al verte triste creerá que ha hecho algo malo, ellos no comprenden que estás llorando porque está muriéndose. Esto se debe a que cuando se acerca su hora, los perros no piensan sobre lo que han vivido ni se entristecen. Para los perros, la muerte es un proceso tan natural como vivir. La realidad es que ellos no entienden la muerte como los humanos.

Otro de los síntomas principales que aparecerán en el perro si está moribundo es la falta de apetito. Al no moverse casi nada, el animal no consume energía y comerá menos. Uno de los trucos que te puede funcionar para que el animal coma algo es dejar más tiempo entre sus comidas y ofrecerle menor cantidad, eso le ayudará a alimentarse con menos esfuerzo. Pero, sobre todo, hay que ser comprensivo y animarlo a comer, pero sin obligarlo.

¿Qué siente mi perro antes de morir?

Esta duda siempre está presente en todos los amantes de los perros, lo más importante es recordar que cuando llegue la hora no hay que transmitirle tristeza e intenta que esté lo más feliz posible antes de decirle adiós. Cuando el animal jadea más de la cuenta, duerme mucho, apenas come y sus encías están negras, tendrás que estar preparado porque es posible que esté a punto de morir. Hay perros que se van en sus casas, pero a veces hay que acudir al veterinario para lograr que el perro descanse en paz.

Es muy importante que en ese momento tu perro se sienta acompañado y querido.

Una usuaria de Twitter reveló una pregunta que le hizo a su veterinario, sobre cuál era la parte más complicada de su trabajo, a lo que el especialista contestó que tener que sacrificar a un perro: “El 90% de los dueños no quieren estar en la habitación cuando los inyectamos. Los últimos momentos del animal suelen ser frenéticos y miran a su alrededor para buscar a sus dueños“. Es difícil decirle adiós después de muchos años juntos, pero es mucho más cruel para el animal si cuando está a punto de marcharse para siempre no estás ahí a su lado cuando más lo necesita.

La mejor decisión que se puede tomar en esos casos es aguantar y estar a su lado para poder calmarlo y que pueda morir lo más tranquilo posible en esas circunstancias. Tú eres lo más importante de su mundo y te agradecerá que estés con él para darle el último adiós.

 

¿Cómo cuidar de un cachorro?

Se acercan meses en los que muchos hogares aumentan su familia con cachorros, a veces destetados y otras veces huérfanos, en este segundo caso se complica bastante la tarea, pero nada es imposible.

Desde su nacimiento los cachorros deben estar en un lugar tranquilo y apartado, el lugar que escojas debe estar libre de corrientes de aire y si es posible que duerman en una cama para perros con su mamá evitando el frío del suelo, puedes ponerlos en una caja de cartón con muchas sabanas o toallas viejas. Es idóneo que el lugar donde permanecerán los cachorros se mantenga limpio, en este artículo te enseñaremos a cuidar cachorros recién nacidos con o sin madre.

Si tienes en casa cachorros con su mamá

Este caso es en el que resulta más sencillo cuidar de los cachorros, ya que las madres suelen hacer casi todo el trabajo duro. En las primeras semanas son totalmente dependientes de la madre pues nacen sordos y ciegos, los cachorros se guían percibiendo el calor de la madre para alimentarse y duermen la mayor parte del día. Aproximadamente a los 15 días abren los ojos, así que partir de la tercera semana ya pueden ver y escuchar y es posible que empiecen a dar sur primeros pasos.

Cuando alcanzan un mes de edad se despierta su curiosidad, son muy juguetones y  empezarán a morder objetos. Ya pueden sostenerse con facilidad así que lo más probable es que sigan a la madre de forma insistente queriendo alimentarse.

Ya están preparados para probar nuevos alimentos, puedes remojar las croquetas preferiblemente con agua y se las das en forma de papilla.

Sepáralos poco a poco de la madre para facilitar el destete, lo puedes hacer colocándolos con ella por las noches y los separas al despertar por la mañana y luego los colocas de nuevo con ella al medio día y  de nuevo por la noche con el fin de evitar que lastimen a la madre con sus dientes. Cuando ya les ha salido toda su dentadura puedes empezar a colocar también croquetas secas para que se acostumbren a este tipo de alimento.

Cuando llegan a casa cachorros que acaban de dejar a su mamá.

Cuando llegas a casa con tu nuevo cachorro, debes tener en cuenta que deja un entorno con su madre y hermanos, donde se siente seguro, para ir a un lugar completamente desconocido.

Como esto puede ser una experiencia traumática para él/ella, debes intentar que la transición sea lo más agradable posible.

En primer lugar, cuando recojas tu cachorro, si puedes, frota con una manta o toalla a la madre y hermanos, para impregnarla con su olor, y se la dejas a su lado para que el olor famiilar le tranquilice.

Una vez en casa, es muy conveniente proporcionarle una cesta o colchoneta que sirva como cama, donde él pueda sentirse cómodo y seguro, y que nunca se debe convertir en un lugar de castigo. Las primeras noches puedes ponerle una bolsa de agua caliente para que esté más a gusto, especialmente si es muy pequeño.

Es fundamental mantener el mismo alimento que tomaba antes de recogerlo al menos durante unos días. Si es necesario un cambio de alimentación, tendrás que hacerlo de una forma gradual para evitar problemas digestivos.

Como lo normal es que los cachorros no puedan salir de casa hasta que tengan administradas todas las vacunas, también es muy adecuado habilitar algún lugar de la casa como aseo del cachorro, donde se pondrá algún material absorbente para pueda hacer sus necesidades. Dan muy buen resultado los cambiadores desechables de bebés, son muy absorbentes e impermeables.

Recuerda que se trata de un cachorro, que está en un lugar completamente nuevo para él y que todo lo que quieras que aprenda llevará su tiempo.

Cuidar cachorros recién nacidos sin madre

Lamentablemente se puede presentar el caso en que los cachorros no tengan a su madre ya sea porque le ocurrió algún accidente, rechazó a los cachorros o sencillamente porque los rescataste sin ella. Si están recién nacidos es difícil pero no imposible ayudarlos.

Cuidar cachorros recién nacidos sin su madre no es una tarea sencilla pero si le brindas todas las atenciones necesarias podrán crecer sanos y fuertes

Si ese es tu caso sigue estos consejos para cuidar cachorros sin madre

  • Colócalos en un lugar limpio y caliente, puedes poner una bolsa con agua tibia a un lado para asemejar el calor de la madre, recuerda que este lugar debe limpiarse continuamente. Si por casualidad estás cuidando un solo cachorro puedes poner un pequeño reloj dentro de su cama con el fin de simular los latidos del corazón de la madre, así el pequeño no se sienta solo.
  • En cuanto a la alimentación debemos decir que la leche materna es el el alimento perfecto para ellos, pero se puede suplir esta necesidad por medio de fórmulas de leche especial para cachorros recién nacidos que venden en las tiendas veterinarias. Debes alimentarlos inicialmente cada 3 horas durante las 24 horas del día por medio de un biberón adecuado, así que prepárate para tener ojeras.
  • Debes estimularlos con un algodón húmedo, preferiblemente con agua tibia para que ellos hagan sus necesidades. Esto lo debes hacer cada vez que alimentes a los cachorros.
  • Cuando empiecen a intentar sostenerse en cuatro patas deberás acariciarlos desde la cabeza hasta la cola simulando los lametones de su madre, esta estimulación puede ayudarlos a que aprendan a caminar con mayor facilidad.

Sigue las recomendaciones anteriores y los cachorros se desarrollarán como si hubiesen tenido a su madre.

Cuidados generales para todos los cachorros:

  • Siempre es recomendable acudir a tu veterinario de confianza con el cachorro recién llegado.
  • El veterinario nos informará de las vacunas y desparasitaciones necesarias según su edad y estado de salud, así como de su alimentación y otros consejos.
  • Nunca olvides que tu cachorro no debe salir a la calle hasta que esté vacunado.
  • Si quieres estar tranquilo lo mejor es que le pongas el chip de seguridad. Es frecuente que los cachorros se despisten jugando, en caso de que se pierda cualquier veterinario podrá localizarte para que pases a recogerlo, pero si no lleva el chip es imposible localizar al dueño.
  • Sé paciente y premia sus logros en vez de castigar lo que está mal. La palabra ¡No! y golpear el suelo con un periódico enrollado cerca de él le hará entender que algo no está bien, recuerda hacerlo de forma suave, no deja de ser un cachorro y solo estás intentando fijar una pauta que podrás usar en su educación futura. Pegarle no soluciona nada ni te sirve para educarle, solo le asusta.
  • A partir de las tres/cuatro semanas de vida puedes y debes empezar a jugar con el cachorro, esta práctica creará unos lazos afectivos que os unirán para siempre.
  • Demuestra tu cariño al cachorro desde el primer momento con gestos suaves, voces calmadas, palabras dulces… No pienses que él no lo siente, las emociones tienen un lenguaje universal.

Esperamos que nuestro artículo te resulte útil, y si crees que podrías añadir algo con tu experiencia te agradeceremos que nos avises, estaremos encantados de añadir tus consejos para que todos los cachorros tenga los mejores cuidados en casa.

¿Por qué a los gatos les encantan las cajas de cartón?

Gato y caja de cartón son un acierto seguro.

Esto es algo que sabemos todos los que tenemos gatos: llegar a casa con una caja de cartón, dejarla vacía cerca del “león” de la casa y dejar de verlo un buen rato es algo que siempre ocurre. Ahora bien, ¿Por qué le encanta una caja de cartón vacía? ¿no te lo has preguntado alguna vez? Nosotros sí y hemos investigado un poco el tema para darte respuestas.

Las cajas de cartón suponen todo un entretenimiento para los mininos, hasta tal punto que cuando están con una, apenas hacen caso del rascador o de sus juguetes. La caja se convierte en el centro de su universo, puesto que este objeto, que a nosotros nos puede parecer simple, en ellos desata su instinto gatuno. Veamos por qué.

Pueden esconderse, acurrucados y calentitos sin que nada les moleste

El espacio cerrado que le ofrece la caja ayuda a que el animal se sienta seguro, a salvo de posibles amenazas que pongan en riesgo su integridad. Aunque somos conscientes de que un gato doméstico no es presa de otros cazadores, su instinto animal está presente. Dentro de la caja estos animales se sienten seguros y a salvo.

Además, esta sensación de seguridad hace que también se muestren más relajados, escondidos de los demás en un espacio donde pueden estar tumbados o acurrucados durante horas sin que nada ni nadie les moleste. Y encima, están calentitos.

Pueden observar sin ser observados

Los gatos son curiosos por naturaleza, les encanta meterse en los armarios para cotillear lo que hay en su interior o pasearse por las estanterías observando todo cuanto le rodea. No es de extrañar que si te tiene cerca te mire y tire algo de la estantería con premeditación para llamar tu atención, es como si te dijese: “¡Mira lo que hago!”.

Pero volviendo a la caja, esta activa su carácter depredador, ya que desde ella pueden controlar todo lo que sucede a su alrededor sin ser vistos.

Pueden relajarse de verdad

Los resultados de un estudio, practicado por expertos del Departamento de Ciencias Clínicas de Animales de Compañía de la Universidad de Utrecht, permitió comprobar que las cajas de cartón ayudan a reducir el estrés que presentan estos animales. La sensación de tranquilidad y seguridad que proporciona este pequeño cubículo de cartón propicia que dentro de este espacio se sientan relajados y serenos. Por eso, la caja contribuye a minimizar episodios de nerviosismo o estrés en los gatos.

Si quieres tener un detalle con tu gato: ¡Pon una caja de cartón vacía a su alcance!

Pueden desarrollar sus sentidos jugando

Con el oído escuchan el sonido que hacen sus dientes y sus garras cuando muerden o arañan el cartón. Su única presencia en el interior incrementa su ya de por sí desarrollado olfato, puesto que reconocen su aroma. El roce de su pelaje o de sus garras activa el sentido del tacto gatuno. Los mordiscos que le propinan al cartón, así como los posteriores lengüetazos, les permiten reconocer el objeto con la boca. Y, por supuesto, la sensación de estar metidos en un espacio pequeño y acogedor hace que asocien la caja con estas emociones y que la reconozcan en cuanto la ven.

Por todas estas razones, los gatos adoran las cajas de cartón y pueden pasarse hasta días enteros allí dentro.

Una buena idea para cuando decidas traer a tu gato con nosotros puede ser llevarle el día anterior una caja de cartón, deja que juegue un rato con ella y luego se la quitas. Cuando traigas a tu amigo felino no olvides la caja, se la dejaremos en su habitación para que esté cómodo y tranquilo.

 

¿Por qué es importante vacunar a tus mascotas?

Siempre insistimos a nuestros clientes sobre la importancia de la vacunación y pedimos que las mascotas traigan todas las vacunas necesarias actualizadas en su cartilla de vacunación con el sello del veterinario. Los plazos son importantes, porque el cuerpo de tu mascota necesita un periodo para generar anticuerpos tras la vacuna.

Si a tu mascota le falta alguna vacuna, es importante que pases por el veterinario para vacunarlo unas tres semanas antes de su estancia en Residencia Oasis.

 

Hemos decidido crear este artículo para que todos nuestros clientes entiendan la importancia de la vacunación y para aclarar todas las dudas.

 

La vacunación en las mascotas tiene como objetivo prevenir algunas de las enfermedades infecciosas más graves o más contagiosas de las que afectan a perros gatos. Éstas pueden resultar mortales o muy debilitantes. En muchos casos no existe tratamiento o resulta muy difícil, largo o poco accesible, por lo que la vacunación es una herramienta importante, y a veces puede ser la única herramienta para controlarlas y asegurar el bienestar de tus mascotas.

En el mundo desarrollado, el brote de las enfermedades infecciosas son cosa del pasado y, para los jóvenes, resultan difíciles de imaginar. Hoy en día, las vacunas se han convertido en la base fundamental de la medicina veterinaria preventiva y han cosechado un enorme éxito en cuanto a calidad sanitaria en las poblaciones desarrolladas.

Hay muchas enfermedades que es posible prevenir con la vacunación de los felinos y caninos. La buena eficacia y la escasa incidencia de efectos secundarios (particularmente si se comparan con los enormes beneficios en cuanto a nivel de salud que proporcionan las vacunas) han hecho que este procedimiento se haya instaurado como herramienta fundamental para afianzar la salud de las poblaciones caninas y felinas en todo el mundo. Estos resultados han mejorado más aun recientemente, con la mejora de las tecnologías de producción y estandarización de los procesos con los que se elaboran las vacunas.

Cuando un determinado porcentaje de la población está inmunizada, ya sea por haber padecido la enfermedad o gracias a la vacunación preventiva, estas temibles enfermedades pierden gran parte de su virulencia.

Ciertos propietarios de mascotas caen en una falsa sensación de seguridad. Pero los brotes de la enfermedad aparecen de vez en cuando sin remedio y pueden poner en peligro a tu gato o a tu perro mal vacunados o directamente sin vacunar.

Las vacunas estimulan los mecanismos de defensa del cuerpo, que son los que realmente combaten la enfermedad. Cada vacuna contiene como mínimo una parte de la partícula infecciosa, viva modificada o inactivada, que es la que genera reacción en el cuerpo de la mascota para producir inmunidad. (Defensas)

Tras administrar la vacuna, el cuerpo del animal reacciona como si se tratase de una infección real (aunque los virus y bacterias contenidos en la vacuna han sido previamente INHABILITADOS para que NO puedan producir la enfermedad) y, en el plazo aproximado de 2 – 3 semanasdesarrolla una inmunidad específica contra ese microorganismo. Esta demora es inevitable y suele ser necesaria una segunda/tercera vacunación al cabo de ese tiempo, sobre todo si se trata de una vacuna inactivada. Esto es necesario para conseguir una protección segura, potente y duradera – Completa el plan de vacunas sugerido por tu veterinario de confianza.

 

Puedes consultar con tu veterinario:

Hay microorganismos patógenos causante de una enfermedad que también proporcionan protección contra otras enfermedades. (proteccion cruzada) Un ejemplo son los adenovirus caninos CAV1 y CAV2.

La vacunación consiste en proporcionar protección antes de que el animal contraiga la enfermedad.  (no después) Vacunar después de sufrir la enfermedad, en líneas generales, puede no ser útil; la prevención lo es todo.

La producción de vacunas es extremadamente compleja, y los distintos sistemas disponibles presentan ciertas ventajas e inconvenientes. Tu Veterinario de confianza escogerá la vacuna y el calendario de vacunación más adecuados para tus mascotas, su situación familiar y el riesgo de enfermedades en su entorno.

Los veterinarios te recomendaran el programa de vacunación más adecuado, y te asesoran sobre los peligros que suponen las enfermedades presentes en tu población o en las regiones a las que habitualmente viaja tu mascota. Vacunar regularmente con las dosis de refuerzo es esencial para mantener la protección que tu mascota necesita. Debes revacunar anualmente.-

Existen muchos factores, bien definidos en la literatura científica, que pueden afectar a la eficacia de las vacunas. Por ejemplo, la edad a la que se inicia la pauta vacunal, el estado inmunitario de la madre y la calidad del calostro (influyen en la vacunación de los cachorros y/o gatitos) y el estado de salud de la mascota en el momento de proceder a la vacunación.  Se sabe que los animales debilitados, inmunodeprimidos o con otras enfermedades concomitantes, como por ejemplo los parásitos intestinales, tienen las defensas bajas y no se inmunizan adecuadamente a pesar de vacunarlos con una pauta adecuada. Por eso, siempre es necesaria una exploración general, una valoración clínica y la confirmación de una desparasitación interna adecuada por parte del veterinario, antes de proceder a administrar la vacuna.

Muchas enfermedades se pueden evitar vacunando a todas sus mascotas. Escoger el tipo más adecuado de vacuna en el momento oportuno resulta fundamental. Consulta con tu veterinario de confianza.

 

Y por último, si tienes pensado llevar a tu mascota a una residencia debes tener en cuenta que:

  • Estará en contacto con un grupo de mascotas amplio.
  • Debe estar protegida con su vacunación en regla, para su propia seguridad y la del resto de la comunidad.
  • Debes tener a tu mascota vacunada y desparasitada con la suficiente antelación para que la protección sea la adecuada en el momento de llegar a la residencia.
  • Hay vacunas que, a pesar de no ser obligatorias, son recomendables para llevar a tu mascota a una residencia, como por ejemplo la de la tos de las perreras.

Cuando nos confías el cuidado de tu mascota, es como cuando llevas a un bebé a una guardería. El entorno es el adecuado, la higiene es la correcta, el resto de los compañeros de residencia están vacunados… Pero no podemos evitar que entren en contacto con otros virus y bacterias que no son los habituales en su entorno.

Si tu mascota está debidamente protegida este contacto con otros agentes externos solo reforzará sus defensas y redundará en su beneficio, aunque es posible que contraiga alguna enfermedad no será grave.

En cualquier caso, esta posibilidad no resta importancia a todos lo beneficios que aportarán a tu mascota conocer nuevos espacios, aprender a relacionarse con otros de su misma especie, disfrutar de entornos controlados, aire libre, juegos…

 

En general, en Residencia Oasis tus mascotas tendrán sus vacaciones y:

  • Aprenden a relacionarse.
  • Disfrutan al aire libre.
  • Conocen nuevos juegos.
  • Se vuelven más sociables.
  • Pierden gran parte del miedo a lo desconocido.
  • Su carácter gana en equilibrio emocional.
  • Aprenden a superar el estrés y la ansiedad por separación.

 

¡Os esperamos para disfrutar juntos la experiencia!

 

 

¿Cómo ser el mejor amigo de tu gato?

¿Te llevas bien con tu gato? Eso lo podemos cambiar, espera y verás.

Vamos a comentar unos sencillos trucos para llevarte bien con tu gato.

Para llevarse bien con un gato hay que tener en cuenta su especial personalidad, su carácter independiente y el trato que debe recibir a consecuencia de ello.Los felinos son muy pero que muy especiales y no es fácil lograr una buena relación con los “lindos gatitos”. Por ello, en este artículo te daremos algunos consejos para que puedas llevarte bien con tu gato y empezar a disfrutar de vuestra relación.

 

No importa si acabas de adoptar un “gatito”, si lleva tiempo en tu vida, o si tu necesidad consiste en llevarte bien con el gato de la familia que visitas habitualmente. En cualquier caso, siempre es bueno conocer el carácter del animal y lo que le gusta para que vuestra relación sea maravillosa. Te dejamos unos trucos básicos que te harán entender y disfrutar de ese “lindo gatito” que hasta ahora se te ha resistido:

  • Ofrécele juguetes:

Uno de los errores más frecuentes que cometemos con los gatos es intentar jugar con nuestras manos y pies. Los gatos consideran nuestros miembros un peligro y querrán morderlos, arañarlos, sujetarlos, etc.

Si quieres llevarte bien con ese gatito hay una técnica que no falla, ofrecerle juguetes. No es necesario hacer la inversión del siglo, puedes usar cualquier cosa que tengas cerca. Por ejemplo, una pelota hecha de papel de periódico, un trozo de cuerda, una pluma… Arrójalo de forma tal que deba ir a buscarlo, no podrá resistir la tentación, será como salir de caza sin salir de casa.

Con este sencillo juego tu gato se sentirá más confiado y cómodo contigo, y con algo de paciencia seréis amigos en poco tiempo, estamos seguros.

 

  • Habla suave y bajito:

Es verdad que los gatos y los perros deben ser educados para la convivencia con humanos, aunque los felinos pueden ser más “intransigentes” en cuanto al tono y volumen de la comunicación. O dicho de forma sencilla, ni se te ocurra gritar a un gato con el que pretendes llevarte bien.

La mejor manera de empezar con un gato es usar el llamado refuerzo positivo: premiarle cada vez que hace las cosas correctamente. ¿Cómo? Con un sencillo mimo, una palabra amable, un juguete o una golosina para gatos.

  • No le arrincones:

Los gatos son animales bastante independientes, no cometas el error de colocarle en una situación de estrés sin necesidad. Tu amigo gatuno probablemente entenderá la situación como una amenaza y es probable que opte por defenderse.

No es buena idea perseguirle por la casa, arrinconarle, obligarle a esconderse debajo de la cama o de la mesa… Este tipo de situaciones provocará que te tenga miedo y vuestra amistad tardará en llegar.

  • Pide permiso para acercarte:

No olvides que estás con un gato, los perros son más permisivos, pero los gatos son más independientes y les gusta que se respete su espacio. Es importante que como primera medida no lo toques cuando está durmiendo. Tampoco se te ocurra agarrarle o tirarle de la cola y por nada del mundo le acaricies su “tripita” si no tienes su permiso.

Debes acercarte de forma delicada y tranquila, sin movimientos bruscos. Prueba poco a poco, primero puedes tocarle en la frente, si ves que no le molesta, tienes permiso para bajar a la barbilla, cuello y si la cosa ha ido muy bien te puedes aventurar con su espalda alta.

  • No olvides que se trata de un gato adulto, no es un bebé:

No es buena idea cogerle por sorpresa y acunarle como si se tratase de un bebé. Te podemos asegurar que es muy probable que no le guste.

A los felinos no les gusta que les levanten del suelo, sin importar lo que están haciendo. Y si tienes la osadía de ponerlo boca arriba y le envuelves con los brazos se sentirá oprimido y es muy probable que reaccione con agresividad.

Puedes dejar que tu lindo gatito salte a tu falda cuando estás en el sofá, o en algún lugar relajado,  y dejar que sea él el que decida la postura que quiere adoptar. Cuando el gatito se sienta cómodo contigo observarás que comienza a ronronear y te “amasará” con las patas delanteras. Esta es una clara señal de que confía en ti y se encuentra cómodo, ya te puedes considerar casi su amigo.

A estas alturas solo nos resta un pequeño “tip” para añadir valor a este artículo, si tienes niños cerca observa como se relacionan con tu gato y prepárate para aprender de la sencillez y espontaneidad con la que se relacionan y se respetan.

 

Para llevarte bien con un compañero felino es fundamental respetar su personalidad, su independencia y su tiempo. Con estas tres premisas claras podrás convertirte en su mejor amigo en el tiempo que a él le parezca el adecuado, no lo olvides. Si después de estos consejos la relación sigue sin funcionar, siempre puedes llamarnos y compartiremos contigo nuestra experiencia para que termines siendo su gran amigo. En Residencia Oasis llevamos años cuidando y disfrutando con perros y gatos, tenemos mucha experiencia y formación, si podemos ayudarte cuenta con nosotros.

 

 

 

Música para tu mascota

¿Qué música debería oír tu mascota?

Lo primero que debes plantearte es el objetivo que pretendes conseguir poniendo música a tu mascota. En función del objetivo y raza de tu mascota debes elegir el tipo de melodía más apropiada.

¿Quieres conseguir que tu querida mascota se relaje tras una experiencia desagradable (cohetes y petardos) o por tener un día más ajetreado de lo normal?

Es cierto que la música amansa a las personas y también a perros y gatos…

 

La música es percibida por el oído y este es uno de los sentidos que más agudizados tienen los perros justo después del olfato.

Los canes son capaces de escuchar sonidos desde distancias hasta cuatro veces más lejanas que los humanos, y oyen frecuencias que ni siquiera percibe nuestro oído. Ellos son capaces de distinguir el sonido de nuestro coche, del de cualquier otro vehículo que se acerque a nuestra casa.

La música no solo les pone contentos, la melodía adecuada incluso puede modificar su estado emocional.

En la actualidad hay una serie de terapias alternativas, basadas en sonidos y música que pueden producir tranquilidad en un perro o gato excesivamente nervioso o hiperactivo.

¿Dónde encontrar música para tu mascota?

Puedes encontrar algunos CD de música especialmente indicados para perros o gatos en las tiendas de mascotas. Buscar en la red también puede ofrecer resultados interesantes, y cuentas con la ventaja de que te traen a casa lo que compres. Es importante que tengas claro el objetivo que quieres conseguir. En función de tu objetivo podrás buscar las melodías más adecuadas para para mascota inquieta, nerviosa, asustada, enferma, pirotécnica, para conciliar el sueño, cachorros, incluso puedes encontrar música suave para que los perros mejoren en su ansiedad por separación.

Sabemos que no hay dos mascotas iguales, el siguiente paso consiste en probar con tu mascota. Ten en cuenta que, la experiencia de compartir música con tu mascota, aunque no produzca el objetivo deseado a la primera, seguro que te ayudará estrechando vuestros lazos. Este rato dedicado a oír música se convertirá en lo mejor de vuestro día, estamos seguros.

¿Cómo oír música con tu mascota?

El método a seguir es sencillo, y consiste en dejar que el perro o gato se acueste en su lugar favorito darle al play y hacer que la música suene cerca de él. Eso hará que se relaje e incluso puede que se duerma tranquilamente (si no hay otros ruidos que le perturben).

¿Conoces la musicoterapia?

La musicoterapia es una terapia en la que la música se emplea como medio para calmar y relajar. Determinados sonidos son capaces de bajar el ritmo cardíaco. Al reducirse el número de latidos se consigue que la respiración sea más lenta. Según expertos consultados “la música es capaz de elevar las endorfinas, sustancia que produce tanto el cuerpo humano como el de los perros, responsable de la felicidad, capaz de atenuar los dolores y de crear una sensación de placidez”.

Este tipo de terapia está especialmente indicada para perros de carácter agresivo. Aunque hay que tener paciencia ya que no todo es llegar y triunfar, hay que ser constantes para ver resultados. También se emplea en perros o gatos nerviosos, hiperactivos o excesivamente miedosos.

Recomendación para realizar la terapia musical: En todos estos últimos casos, poner un poco de música a diario -con 15 minutos basta- puede ser beneficioso.

¿Qué música le gusta a tu mascota?

Según estudios realizados por la Universidad de Belfast la música preferida tanto por perros como por gatos es la música clásica.

En Estados Unidos y más concretamente en la Universidad de Colorado se realizó un estudio en el que intervinieron 100 perros de distintas razas y todos procedentes de perreras.

Se comprobó, que cuando los perros escuchan música clásica, cambiaban su comportamiento y se volvían más relajados e incluso ladraban menos. Sin embargo, los perros a los que se le ponía Heavy Metal, manifestaban reacciones de estrés, ansiedad y nerviosismo. La música también es muy adecuada para aquellos perros que tras una operación necesitan recuperarse. No sólo la música clásica les encanta también el rock suave, el rock sinfónico, jazz y el reggae va ganando adeptos entre nuestras mascotas.

Recuerda que quien tiene una mascota en su vida tiene un tesoro. Las mascotas no dejan de sorprendernos, mientras más las observamos más nos damos cuenta de todo lo que nos falta por descubrir.

Queremos cerrar el artículo con un “miniconsejo” de Residencia Oasis: Vive con tu mascota sin ideas preconcebidas, deja tu mente abierta y observa con amor. Si añades música a vuestra relación añades emoción, paz, armonía, unión… Sigue tú con tu experiencia y si te apetece nos la cuentas.

 

Tu perro te está hablando ¿lo entiendes?

 ¿Sabes interpretar lo que “dice” tu perro?

La mayoría de las personas que vivimos con un perro sabemos identificar su estado de ánimo o salud con solo mirarlo. Esto ocurre porque creamos vínculos estrechos con ellos y porque con la experiencia, aprendemos a observar e interpretar su forma de expresarse o la comunicación que están empleando.

 

Pero si eres de los que necesita argumentos científicos también podemos ofrecerte datos. El doctor Claudio Gerzovich Lis, veterinario y especialista en comportamiento canino y felino, está convencido de que los perros tienen un complejo sistema de comunicación, que usan para interactuar entre ellos y con las personas. Este puede ser el inicio de una nueva relación entre tu mascota y la familia, hasta es posible que dejen de pensar que te inventas las cosas porque pasas demasiado tiempo con tu perro.

 

¿Qué método usan los perros para comunicarse? ¿Cómo dicen lo que sienten, lo que necesitan?

El sistema de comunicación de los perros es diferente al nuestro y está basado en señales auditivas, visuales, olfativas y táctiles.  Ellos se comunican a través de gestos, posturas, sonidos y olores. Para que nos entendamos, están hablando, pero no nos enteramos de lo que dicen.

 

¿Qué sistema usan para comunicarse con las personas?

Los perros usan el mismo sistema de comunicación para entenderse con otros perros o con humanos. Sin embargo, muchas personas lo desconocen o lo niegan. Para quienes interactúan con perros es de vital importancia el conocimiento de estas señales. Solo así es posible entender las actitudes de los perros y evitar situaciones incómodas como consecuencia de conductas humanas que no son comprendidas por los animales, o viceversa.

 

¿Qué tipo de sentimientos pueden expresar los perros con su lenguaje corporal?

Mediante el lenguaje corporal los animales mantienen el orden dentro del grupo, identifican y marcan su territorio, conocen el estado fisiológico y emocional de sus congéneres, así como su rango social. También usan este tipo de señales para expresar su estado emocional, deseos y necesidades.

¿Cómo expresa tu perro que está atento a algo?

Cuando el perro alza sus orejas, dejándolas erguidas y con la apertura del oído hacia delante, tu perro está indicando que está atento. Estar atento puede ser bueno si simplemente ha escuchado un ruido y siente curiosidad, o si está presenciando algo que le intriga.

Y ahora… ¿Se habrá enfadado?

Cuando un perro está enfadado y/o en un estado de tensión alto, demasiado excitado y con peligro de morder, sus orejas también adquirirán la misma posición erguida y con la punta del oído hacia delante. Si paseando nos cruzamos con otro perro con el que se lleva mal, seguro que podemos apreciar cómo sus orejas enseguida se alzan. Es porque está tremendamente atento a su rival por si debe defenderse o atacar.

 

¿Podemos reconocer cuando un perro tiene miedo?

Un perro inseguro, que exprese sumisión o intención de huir, se manifiesta manteniendo la boca cerrada, con las comisuras labiales dirigidas hacia atrás, ojos no muy abiertos y orejas también hacia atrás en contacto con la cabeza, que habitualmente se mantiene baja. Otro indicio es la liberación de los llamados “olores emotivos”. En situaciones de intenso temor un perro puede comprimir sus sacos anales enérgicamente, eliminar su contenido y producir un olor penetrante muy característico.

 

¿Estará intentando llamar tu atención?

Esa es una de las funciones específicas del ladrido: llamar a todos los miembros del grupo para iniciar una acción.  Un ejemplo típico es los perros que ladran para solicitar parte del alimento que te estás comiendo, y sin darte cuenta, con el fin de callarlo, atiendes la demanda del animal. Otro ejemplo es aquellos perros que ladran llamando tu atención para jugar o salir a dar un paseo, porque saben que con esa actitud te convencerán para que hagas lo que ellos quieren.

 

perros comunicación

perros comunicación

¿Quiere jugar?

En este caso hay que tener en cuenta la posición de la cabeza y el cuerpo. Un perro amistoso, que quiere informarle a otro sus deseos de jugar, se agachará con los miembros anteriores extendidos, el tren posterior levantado y la cabeza casi apoyada sobre el piso. Por el contrario, un perro poco amistoso, se acercará lentamente, bien erguido y con las extremidades tensas, lo cual constituye un mensaje de dominancia.

 

¿Se siente solo?

Cuando un perro es dejado repentinamente solo emite aullidos. Tienen la misma función que en los lobos, es decir, reforzar la cohesión del grupo. En la vida salvaje el resultado del aullido de soledad es atraer a los otros integrantes de la jauría. Sin embargo, los perros de la ciudad raras veces consiguen que sus propietarios acudan en su búsqueda, sino más bien que los vecinos se enojen.

 

¿Será cierto lo de… “perro que ladra no muerde”?

Un perro que está a punto de morder (a un rival canino o humano) gruñirá y, al mismo tiempo, retraerá los labios para mostrar sus dientes. En este caso, la postura será la que indique la inminencia del ataque. Sin embargo, en esta situación existe un mínimo nivel de miedo, ya que si no fuera así el ataque sería silencioso. En cambio, si el gruñido se presenta solo, aunque el nivel de agresión sigue siendo alto, existe algo más de temor. Esto indica que el ataque podría no ser tan inminente a pesar de que la probabilidad de que se produzca todavía será muy elevada.

 

¿Y eso de… “más contento que perro con dos colas”?

La cola es uno de los indicadores más conocidos sobre el estado emocional “perruno”.

En este caso, existen dos indicios a tener en cuenta:

  • la posición
  • y el movimiento.

En cuanto al primero, si la cola se halla suspendida, colgando desde la base, está indicando una actitud serena, desprovista de tensión. Luego existen dos posiciones extremas. En una el perro eleva la cola por sobre su dorso y la ubica en forma perpendicular a éste; en este caso expresa un estado emocional de seguridad en sí mismo. La posición opuesta, que consiste en mantener la cola muy baja llegando incluso a introducirla entre los miembros posteriores, demuestra que el animal siente gran inseguridad y temor.

En lo que respecta al movimiento, está relacionado con una situación de excitación. Leves movimientos, cortos y rápidos, indican una actitud amistosa y sumisa. En cambio, si está ubicada en posición vertical y los movimientos son bruscos indican que son desplegados por un animal de gran jerarquía, cuyas probables emociones son la excitación sexual, lúdica o incluso la agresión.

 

Realmente… ¿Para qué nos sirve aprender a leer el lenguaje corporal de nuestras mascotas?

Es imprescindible que todos los propietarios o futuros propietarios de perros conozcan la forma en que estos animales se comunican, para aprender a entenderlos y comprenderlos. Esto facilitará una mejor convivencia entre las dos especies, la humana y la canina, que desde luego pueden establecer una comunicación fluida entre sí.

Los amantes de los perros solemos tener inquietud por entenderlos, nos gusta saber lo que intentan comunicarnos para poder ayudarles a ser felices. Saber lo que te está diciendo tu amigo de cuatro patas equivale a poder establecer una relación a un nivel superior.

Ahora realmente dejará de ser solo una cosita adorable para ser una entidad con la que poder interactuar. En Residencia Oasis nos fascina el comportamiento de perros y gatos, si tienes alguna duda no lo pienses, cuando vengas a visitarnos puedes preguntar todo lo que necesites saber.

 

 

¿Por qué hace eso mi mascota?

¿Cuántas veces te has preguntado por qué hace eso tu perro o tu gato?

Nuestros animales de compañía son adorables, pero por encima de eso son sorprendentes. Tienen unas ocurrencias que son imprevisibles, hacen cosas extrañas que no logramos entender pero que en la mayor parte de las ocasiones nos llevan a soltar una carcajada. Si además de reírte un rato quieres saber por qué tu perro o gato hace esas cosas… Sigue leyendo.

¿Te gustaría conocer algunas de estas cosas extrañas que hacen los animales? En este artículo nos vamos a centrar en perros y gatos.

Las cosas extrañas que hacen los perros

Pero primero te vamos a acercar un “poquitín” más a tu amigo perruno para que le conozcas a fondo antes de llegar a sus rarezas. ¿Sabías que los perros tienen la capacidad de aprender palabras?

Según un estudio de la Universidad de British Columbia en Vancouver (Canadá), los perros son capaces de distinguir más de 160 palabras, algunos incluso pueden llegar a memorizar hasta 200incluidos nombres de personas.

Los amantes de los amigos de cuatro patas pensamos que no hay nada mejor que conocer a nuestros perros para comprenderlos y mejorar la convivencia con ellos.

¿Sabías que la temperatura corporal de los perros es bastante más alta que la nuestra? Concretamente, de unos 38 grados y medios. Así que, si alguna vez le pones el termómetro, ¡no te asustes! no tiene fiebre, es su temperatura normal.

¿O que la lluvia les puede producir molestias en los oídos? Por eso algunos perros no quieren salir a la calle cuando llueve, incluso ladran y se asustan durante las tormentas eléctricas.

 

¿Tu perro saca la comida del comedero? No te desesperes, pasado un tiempo terminarás por reírte.

Esta es una conducta que a todos nos deja un poco perplejos. Cuando adoptamos un perro le compramos todo lo necesario con todo nuestro amor, incluido el comedero, aunque ¿para qué lo compramos si no lo usa?

No hay una razón científica para entender las causas de este comportamiento. No obstante, diferentes profesionales han deducido que este comportamiento puede ser debido a su mentalidad de jauría. Cuando los lobos (antepasados de los perros) cazaban una presa, los que eran menos dominantes podían escoger una pieza de carne y llevársela a comerla en otro lugar en privado para evitar que alguien se la arrebatase.

Otra causa por la que tu perro puede hacer esto es porque quizá el sonido de sus placas de identificación o de su collar le moleste cuando choca con su comedero.

Patear después de hacer sus necesidades

Siempre que sacamos a nuestro perro a hacer sus necesidades, después de terminar empieza como un loco a arrastrar sus patas hacia atrás. ¿Por qué hacen esto? Si te das cuenta esto es algo que los gatos también hacen en su cajita de arena.

Si quieres tener una respuesta te podemos hablar del marcado del territorio, casi todos los expertos coindicen en citar esta causa como la más probable en estos casos.

Los perros tienen unas almohadillas en sus pies que con el rascado desprenden unas feromonas que harán saber a todos los demás perros que pasen por ahí que este territorio es de tu perro.

Las cosas más extrañas que hacen los gatos

Ahora le toca el turno a las rarezas de los misteriosos felinos, si eres amante de los gatos coincidirás en reconocer alguno de los comportamientos que citamos.

Mirar al vacío o… ¿Dónde está mirando mi gato?

Todos los gatos hacen esto. Dejan su mirada fija perdida en un punto que ni siquiera sabemos si existe o no y no podemos evitar mirar hacia ese punto infinito mientras nos preguntamos: ¿Qué está mirando?

Hay quienes creen que son capaces de ver espíritus y otros tan solo lo achacan a su desconfianza. Están al acecho, siempre al acecho, por si acaso.

Levanta su trasero mientras lo acaricias

¿Has notado que tu gato levanta su trasero y su cola cuando lo acaricias? Esta es una de las cosas raras que les gusta hacer a los gatos, ¿por qué? Este gesto lo usan en señal de amistad, indicando que les gusta lo que le estás haciendo y que te aprecia.

Se comen todo, pero literalmente todo.

No importa que la comida que haya en su comedero sea su preferida o de excelente calidad, si a tu gato se le mete en la cabeza comerse los plásticos, lanas o cualquier otro objeto que haya por ahí, nada le hará cambiar de idea.

Algunos expertos indican que este comportamiento puede ir asociado a una desesperación por querer volver a mamar. También puede ser debido a la ansiedad, aburrimiento o estrés.

Paseos nocturnos con premeditación y alevosía

Es posible que esta sea la costumbre más desesperante de tu gato, oírle toda la noche deambulando por la casa, saltando y tirando cosas, y tú sabes que las tira a conciencia, porque es sigiloso y hábil en todo ¿Qué querrá decir con esta conducta? Ten en cuenta que los gatos son nocturnos, aunque a veces ni siquiera los vemos dormir de día.

Es su instinto cazador el que les hace actuar de esa manera. Lo harán si pasan mucho tiempo durante el día solos, aunque normalmente los gatos domésticos se acostumbrarán a nuestros horarios.

También puede ser otra forma en la que tu gato intenta llamar tu atención, puede que esté pensando en lo divertido que sería si te levantas y te pones a jugar con él. Aunque claro, él no tendrá en cuenta que mañana tienes que trabajar.

Posturas extrañas

¿Cuántas fotos de gatos has visto en Internet con posturas imposibles? Este comportamiento para ellos no es extraño pues son super flexibles y  lo que para nosotros parece incomodísimo, para ellos es lo más confortable del mundo. ¿Qué hacer? Déjalo descansar, pero por favor, hazle una foto y nos la envías para publicarla en facebook.

Intentar explicar de qué manera piensan los gatos no es tarea sencilla. Sin poner en duda la inteligencia de tu amigo gatuno, y quizá a causa de su personalidad e independencia, es muy difícil convencerlos para que colaboren en experimentos que desvelarían, la estructura de su pensamiento. Pero ahí radica gran parte de su magnetismo, misterio y encanto. ¿No crees?

 

Para cerrar y después de compartir contigo nuestra experiencia a lo largo de años cuidando mascotas queremos dar una última recomendación a nuestros clientes y amantes de los animales. Cuando llega el verano te puedes sentir culpable por planear unas vacaciones y excluir del plan de ocio a tu mascota.  En Residencia Oasis somos un hotel para mascotas, tenemos todas las comodidades, personal formado, con experiencia y competentes. Tenemos un veterinario que atiende las necesidades de la residencia, peluquería, adiestramiento, piscinas, aire acondicionado y calefacción…

No estás abandonando a tu mascota le estás proporcionando sus vacaciones y la posibilidad de:

  • Relacionarse con otras mascotas
  • Disfrutar de un entorno natural y seguro
  • Probar nuevas comidas
  • Aprender a gestionar el estres
  • Mejorar las pautas de comportamiento
  • Disfrutar de largos paseos
  • Bañarse todos los días en la piscina…

Esta diversidad es posible gracias a nuestras magníficas instalaciones y medios, que no tienen nada que ver con cuidadores privados, al final esas personas tienen muy buena voluntad, pero en la mayoría de los casos carecen de los medios y formación necesarios.

 

 

¿Cómo gestionar el estrés de mi perro?

¿Qué le pasa a mi perro? ¿Será estrés canino?

Nuestra propuesta consiste en un proceso para reducir el aburrimiento y la ansiedad que puede sufrir tu amigo “perruno” en la ciudad, implementando en vuestro día a día más juegos, planes y una alimentación más activa.

 

¿Sabes que los perros se aburren? ¿Crees que la ciudad es un entorno cómodo para un perro?

Pues sí, tu mejor amigo, ese que vive contigo en casa, en esa casa que compartís en la ciudad… Ese gran amigo tuyo, probablemente tiene un buen aburrimiento “perruno” del que podría hablarte largo y tendido, si supiese hablar, claro.

Un ambiente poco estimulante puede causar problemas psicológicos en los perros, estrés e incluso depresión, que suelen venir acompañados por problemas de comportamiento.

No obstante, el enriquecimiento ambiental es un proceso que propone ayudar a los perros urbanitas a liberar el estrés de vivir en la ciudad. A continuación, te damos seis ideas sencillas para conseguirlo: entre ellas, fomentar sus relaciones con otros perros y humanos de forma divertida, hacerles trabajar por su comida, enseñarles nuevos trucos y hasta crear pistas de rastreo durante los paseos.

La ciudad y el estrés canino

La ciencia ya ha demostrado que los perros tienen comportamientos naturales, innatos, que necesitan conservar para crecer felices y mantenerse sanos. Pero la realidad va más allá: tu compañero “perruno” tiene emociones que podríamos catalogar como positivas y negativas. Entre las positivas encontramos el placer de la búsqueda o el rastreo, el juego, el cariño y el cuidado hacia sus seres queridos, o el placer sexual; y entre las negativas, el miedo o el enfado, así como la frustración, explica la zoóloga Cheryl Morris.

Un entorno perruno estimulante es un primer paso para evitar el aburrimiento y reducir el riesgo de problemas psicológicos asociados; entre ellos, la ansiedad por separación, el estrés canino, el destrozo de muebles y cojines o que se haga “pis” en casa. Y ahí entra en juego el enriquecimiento ambiental canino. ¿Y esto qué es? “De forma amplia, lo entendemos como la puesta en marcha de medidas dirigidas a aumentar la complejidad psicológica, social y física del entorno donde vive el perro”, describe Kate Mornement, experta en comportamiento animal.

La ciudad ofrece un entorno bastante hostil a tu perro, no le ofrece muchas posibilidades para relacionarse con otros perros. Pero más allá de las relaciones, la ciudad hace algo más en tu compañero “perruno”, bueno la ciudad y tú. No permitimos a los perros desarrollar libremente sus instintos, y no debemos olvidar que los perros siguen siendo una raza que procede del salvaje lobo. En nuestro civilizado entorno un perro no se relaciona con otros de su especie, no rastrea, no caza, no se ejercita todo lo que haría viviendo en un entorno natural y no ejercita su mente, que se queda ociosa la mayor parte del día. Esto explica que aparezcan emociones negativas como el aburrimiento y la frustración y, con ellas, problemas de comportamiento asociados como ladridos excesivos, destrucción de objetos y orinas dentro de casa.

Pero no solo eso. Los científicos han demostrado que los perros que viven en un entorno pequeño, con restricciones espaciales y poco variado, tienen muchas probabilidades de sufrir estrés canino crónico, miedo y frustración. Esta situación poco deseable puede conllevar la aparición del temido -y frecuente- problema de ansiedad por separación, cuando el perro permanece solo en casa.

 

El llamado enriquecimiento ambiental, que estimula tanto la mente canina como su entorno social y físico, es importante para el bienestar psicológico del perro, y también para proteger su salud. El objetivo es incrementar las posibilidades de conducta natural del perro y facilitar que tenga mayores opciones para comportarse como él decida. Estos son algunos trucos divertidos para llevarlo a cabo:

  1. ¿Qué le gusta hacer a tu perro?

No todos los perros son iguales. Las ideas divertidas, por tanto, cambiarán en función de la personalidad del amigo de cuatro patas, pero también de su tamaño, raza e incluso de su edad. En este sentido, es fundamental contemplar al perro ¡y tomar nota de todas las actividades de las que disfruta!

¿Tu perro disfruta cuando juega con otros perros? ¿Prefiere el contacto humano? ¿Le gusta olisquear? ¿perseguir la pelota? ¿Le encantan los puzles de comida?

  1. ¿Cómo vamos de amigos?

Los perros, como los lobos, son animales sociales, viven en manadas y necesitan sentir que forman parte de un grupo que los acepta y protege. Tu perro necesita relacionarse con personas y con otros perros para sentirse parte de una manada.

En este sentido podemos hablar de lo positivo que puede resultar para un perro nuestra residencia canina, aquí puede socializar con otros miembros de su especie, en un entorno protegido y siempre atento a sus necesidades. Disfrutan al aire libre y en compañía, tienen piscinas y juegos.

  1. ¿Jugamos con la comida?

“La falta de estimulación mental en perros puede provocarles tantos problemas como una dieta no adecuada”, advierte por su parte el nutricionista veterinario Tony Buffington

No por llenar su cuenco de pienso le haces más feliz. En un entorno natural el perro tendría que buscar su comida para sobrevivir. Un ejercicio que proponemos para hacerles trabajar por su comida es ocultar por la casa algunas bolitas de pienso, y los comederos puzle para perros. Con estos sencillos ejercicios la comida será mucho más excitante y divertida.

  1. Juguetes sí, sí, y siempre sí

A los perros les encanta el juego y serán felices si te dispones a jugar con él y con su juguete. Con los juguetes están estimulando su cuerpo y su mente y le ayudas a desarrollar comportamientos sanos y naturales como el mordisqueo, persecución, lamido, entrega, respeto,…

  1. Entrenamiento divertido

Aprender cosas nuevas en compañía de su mejor amigo puede convertirse en una de las actividades preferidas de tu peludo amigo. Puedes empezar por lo básico, enseñarle a sentarse, a no tirar de la correa,… Funciona muy bien premiar con comida el aprendizaje y su esfuerzo.

Todo este tiempo juntos le estimula y le permite desarrollar su vínculo contigo. Disfrutar juntos al aire libre es otro premio añadido, no te pierdas esta experiencia juntos.

  1. ¿Jugamos al escondite?

Aprovecha las salidas al exterior para estimular a tu mejor amigo. Puedes probar a crear una ruta de rastreo en el parque. Esconder comida o juguetes en el parque puede ser una forma divertida para el paseo. Tu perro disfrutará al máximo si realizas esta actividad por la mañana, cuando el parque aún está mojado por el rocío y limpio de otros olores.

 

Todos estos recursos los tienes disponibles en Residencia Oasis tu hotel canino de 5 huesos. Tenemos años de experiencia en el cuidado de mascotas, entretenimiento, relaciones con otras mascotas, estimulación… Estas son las ventajas de contar con un equipo de expertos como nosotros, que podemos ir más allá de atender a tu perro en vacaciones. Podemos ayudarte a gestionar el estrés canino que supone la ciudad para una mascota. Para estar tranquilos lo mejor es profesionalidad, formación y experiencia, todo ello lo encontrarás en Residencia Oasis frente a los cuidadores privados que sólo pueden ofrecer un patio y su palabra. Con el rey de la casa no te la juegues, es mejor jugar con él/ella. ¡Os esperamos!