Blog

Inicio/Blog/

La navidad con mascotas es una verdadera navidad

La navidad y las mascotas maridan muy bien. 

Estamos otra vez a las puertas de la Navidad. Es tiempo de alegría y de pasar un rato agradable con la familia y los amigos. Pero también es momento de acordarnos de los animales y de hacer pequeños esfuerzos para que ellos también tengan una Feliz Navidad.

No estamos solos en este mundo y los amantes de los animales podemos hacer que en estas fechas se hagan realidad verdaderos milagros.

 

Vamos a ofrecerte una serie de ideas para que esta navidad sea la primera en la que se inicie una nueva tradición en tu familia: ¡Hacer feliz a una mascota! Sí, podemos hacer realidad una vida familiar para algún animal abandonado aprovechando unas fechas en las que todo parece instarnos a reflexionar y hacer lo posible por mejorar nuestro mundo.

Ahí van las ideas:

  • Dile a tus amigos y familia que, en vez de un detalle como una cajita, un jarrón o un pañuelo (que muchas veces acaban olvidados en un cajón), prefieres que destinen el dinero con el que pensaban obsequiarte a donaciones para refugios de animales.
  • También puedes poner en tu carta para los Reyes Magos o Papá Noel: pienso, latitas de comida, mantas, juguetes, etc. y luego puedes llevarlos como donación al sitio que tu creas que más lo necesita. No olvides que es posible aprovechar la oportunidad y reciclar unas cuantas cosas que ya no se usen en casa y que a estas organizaciones les serán de gran ayuda en su labor con los animales. A veces tiramos mantas, toallas… y en un albergue de animales podrían significar una camita blanda para un animal abandonado.
  • ¿Quieres una cruzada para valientes? ¿Sabes la ansiedad por miedo que provocan los petardos en tus amigos de cuatro patas? Este año en navidad puedes intentar que tu entorno pase de gastar dinero en petardos y el dinero que se iba a destinar a este fin podéis ir echándolo en una taza que será vuestra donación para el refugio de animales elegido.
  • ¿Ha llegado el momento de que una mascota pase a formar parte de vuestra familia? Estas fechas navideñas son muy adecuadas para hacer una adopción y vuestros hijos e hijas pueden tener la soñada mascota y aprenderán una valiosa lección de vida: empatía, responsabilidad, solidaridad y amor. Cuando se adopta a una mascota se está ofreciendo a un ser desamparado la posibilidad de una nueva vida con amor, seguridad y confianza. Cuando nuestros hijos e hijas aprenden observan lo que hacemos, no lo que decimos. Esta lección se aprenderá porque se reforzará con un acto solidario de amor desinteresado.

El cariño de un animal no depende de la raza sino de cómo se lo trate, eduque y cuide. Si les das amor, eso mismo obtendrás de ellos.

Un gato o un perro que han sido rescatados de la calle, saben muy bien lo que es sufrir hambre, abandono y crueldad, precisamente por eso pueden convertirse en los mejores compañeros y de esa forma estarás dándole una oportunidad de salir de una perrera o de un refugio, que son sitios que no existirían, si la gente no abandonara a sus mascotas o a las camadas no deseadas.

  • ¿Qué te parece aprovechar la navidad para un voluntariado muy especial? Tu tiempo y tu cariño pueden ser el mejor regalo de navidad para esos pobres e inocentes animales abandonados. Ser voluntario es también una buena forma de apoyar a las organizaciones que rescatan y recuperan animales y siempre hacen falta un par de manos más en estos lugares, ya sea para alimentar, asear o pasear a aquellos que aún esperan ser adoptados.
  • Por último, te vamos a ofrecer otra fórmula que te permitirá llevar algo de alegría y amor a esos maravillosos animales que esperan una familia. ¿Qué te parecería una acogida temporal en Navidad? Otra forma de voluntariado es la acogida temporal. Si te es posible, acoge en tu hogar a un animal que esté esperando a su familia definitiva y dale por un tiempo todo el cariño que se merece. Estas épocas son especialmente duras, ya que los abandonos arrecian y tu gesto puede salvar una vida.

Ya solo nos resta desear feliz navidad a todos nuestros amigos y amigas. Esperamos que con estos consejos los animales también puedan disfrutar de unas fiestas diferentes y dichosas y queremos aprovechar la oportunidad para desear a todos nuestros lectores y a sus familias (humanas y animales) una  ¡¡Feliz Navidad!!

La comida navideña puede ser peligrosa para tu perro

Se acerca la navidad y viene cargada de cenas, almuerzos y celebraciones.

En navidad a todos nos encanta quedar con la familia, amigos, compromisos laborales… y en casi todos los eventos tenemos intención de comer, picar o tomar algún aperitivo especial y suculento, para los humanos claro.

Nuestras mascotas han pasado a formar parte de nuestras familias y en la mayoría de los casos estarán presentes en las cenas y almuerzos de celebración navideña. Hay un dato importante que te convendría saber antes de organizar el evento, muchas de las mascotas acaban en urgencias tras la famosa cena de navidad ¿Sabes el motivo? La ingesta de alimentos que les sentaron mal por razones obvias, pero desconocidas por sus familias.

Hemos creado este artículo para facilitar a todas las familias las comidas navideñas para mascotas, incluyendo los alimentos que no deben probar, bajo ningún concepto.

Sí, lo sabemos, todo huele muy bien y tu perro te pone una carita de pena irresistible, pero si tienes alguna de sus chuches preferidas para perros todo terminará bien.

Alimentos prohibidos para las mascotas en Navidad:

Marisco

Aunque a nosotros nos encanta y no parece nada indigesto, el marisco puede provocar serios problemas digestivos a tu perro, que terminará con vómitos, diarreas y estreñimiento. El causante de la indigestión en tu perro es una sustancia llamada quitina que los perros no digieren bien y se encuentra fundamentalmente en el marisco, pero también aparece en otros alimentos como las setas. Así que no pierdas de vista el salteado de setas que has pensado poner como guarnición para el pavo.

Uvas y Pasas

¿Quién no tiene en casa uvas para el 31 de diciembre? Uvas y pasas son dos alimentos que suelen aparecer en casi todos los hogares en navidad, de modo que deberás poner especial cuidado en que tu perro no se coma ni una. Aunque no sucede en todos los casos, las uvas y pasas pueden provocar vómitos, mareos y diarrea en los perros. Estas fechas son para pasarlo bien y celebrarlas en familia, no para acabar en el veterinario.

Chocolate

Ni se te ocurra comentar que tu perro ha tomado chocolate en otras ocasiones y no ha sucedido nada, eso nos dicen muchos clientes, hasta que llega el fatídico día en el que ocurre todo. Una de las sustancias de las que se compone el chocolate, la teobromina, es tóxica para los perros

Alcohol

En principio no es algo que ofrecerías a tu perro, pero más de un perrillo listo ha cogido por su cuenta algún resto de alcohol y la ha liado parda. El alcohol puede dañar el cerebro e hígado de un perro, incluso en dosis muy pequeñas. Con apenas dos cucharadas de un alcohol destilado tu perro puede entrar en coma e incluso morir. Por favor, especial cuidado con este tema y no dejar nada de alcohol al alcance de peluditos listos.

Cebolla y ajo

No es algo que nos planteemos como posible peligro, pero el tiosulfato presente en estos alimentos puede generar problemas respiratorios en los perros además de serios problemas digestivos.

Té, Café, Taurina…

Cualquier bebida energética o estimulante puede producir en nuestro perro temblores, aceleración del ritmo cardiaco y respiración acelerada. En algunos casos, estas situaciones pueden llevarlos a la muerte, especialmente en perros pequeños.

 

No olvides que, si tu perro acude a la comida o cena de Navidad contigo, es importante informar al resto de invitados de que no deben darle comida sin supervisión. Además, te recomendamos que no le des las sobras de la cena, va a ser muy complicado controlar que en las sobras no se cuele algún alimento inadecuado.

La salud de tu mascota se puede ver afectada con los excesos navideños y realmente no merece la pena. Mantén su vigilancia dentro de lo posible y si notas cualquier síntoma, acude rápidamente a un veterinario.

Si nos dejas a tu mascota estas navidades en nuestro hotel puedes estar tranquilo, su dieta será la adecuada y si tenemos que celebrar algo siempre lo hacemos con chuches adecuadas para tu tamaño y raza. ¡Os esperamos!

 

Cómo darle la medicación a tu mascota

Intentaremos con este artículo responder a las dudas planteadas por algunos dueños de perros y gatos con dificultades para administrar la medicación. Vamos a centrarnos en la administración de líquidos y pastillas a perros y gatos.

La forma más sencilla de administrar un líquido o una pastilla es mezclar la dosis indicada, con una cantidad parecida de comida de lata. No conviene poner mucha comida con una dosis muy pequeña de medicación. Algo que suele funcionar para evitar la sospecha de tu amigo de cuatro patas es ofrecerle previamente una pequeña cantidad de comida sin medicación antes de introducir la dosis.

No conviene mezclar la dosis de medicación con toda la comida que se ofrecerá al animal porque si no se la come toda no ingerirá la dosis recetada de medicación.

Problemas que se nos pueden presentar al intentar dar la medicación:

  • Animal en ayunas.
  • Dosis muy grande de medicación líquida.
  • Escupe la comida con la medicación.

A grandes males, grandes remedios. Todo tiene solución cuando se siguen las pautas adecuadas.

  • Para líquidos:

    • Preparar la dosis en una jeringuilla.
    • Colocar al perro con las patas traseras apoyadas de forma tal que no se pueda mover o saltar.
    • Usar  una mano para mantener la mandíbula del perro cerrada.
    • introducir la jeringuilla en el espacio que queda entre los dientes posteriores y la mejilla o bien en algún hueco de la dentadura.
    • Verter el contenido de la jeringuilla poco a poco para evitar que se atragante o el vómito.
    • Mantener durante todo el proceso la boca del perro cerrada y la cabeza ligeramente inclinada hacia atrás para favorecer que trague el contenido vertido en su boca.
    • Cuando se termine es muy importante premiar al animal con palabras cariñosas  y si su dolencia lo permite con alguna golosina.
  • Para pastillas:

    • Preparar la pastilla y sujetarla entre el índice y el pulgar.
    • Colocar al perro con las patas traseras apoyadas de forma tal que no se pueda mover o saltar.
    • Agarrar con firmeza desde arriba, la mandíbula superior con el pulgar e índice de la otra mano.
    • Apretar por detrás de los caninos superiores y ladear la cabeza ligeramente hacia arriba, de esta forma se abrirá la mandíbula inferior.
    • Con un dedo de la otra mano bajar aún más la mandíbula inferior e introducir la pastilla en su boca.
    • Colocar la pastilla lo más adentro posible de su boca pero sin que tu mano toque la lengua para evitar la náusea.
    • Cerrar su boca y mantenerlo así mientras se coloca su cabeza en la posición normal. De este modo podrá tragar con más facilidad.
    • Al cabo de un rato retirar la mano. Si el animal se relame es que se ha tragado la pastilla.

Por último para cerrar el artículo queremos dar unas indicaciones específicas para los dueños de lindos gatitos y gatitas.

Con los gatos se pueden seguir los mismos procedimientos arriba indicados, pero debemos dar algunas pautas más:

  • Asegúrate de que tu gato tiene las uñas cortadas antes de iniciar las maniobras.
  • Puede resultar útil envolverlo con una manta o una toalla grande dejando asomar solo la cabeza pata tenerlo más inmovilizado, al menos las primeras veces, cuando se acostumbre no será necesario.
  • Frotar suavemente la garganta le ayudará a tragar el medicamento.

Esperamos que nuestros consejos te hayan resultado útiles, pero si tienes dudas te recomendamos que consultes con el veterinario de tu mascota pidiendo una cita. Por último, recuerda que nunca debes administrar a tu mascota un medicamento por tu cuenta, siempre debes seguir las indicaciones de su veterinario.

¿Cómo pasear con tu perro sin correa?

¿Cómo enseñar a mi perro a pasear sin correa?

Pasear con tu perro es una de las actividades que más fortalecerá el vínculo entre vosotros, pero pasear juntos tiene muchos más beneficios:

  • Ayuda al perro a gestionar el estrés.
  • Mantienen la salud de tu mascota.
  • El paseo puede ser una eficaz herramienta para disciplinar de una forma amena.

Cada perro es único y tiene unas necesidades propias, pero su raza, edad y salud determinarán ciertas necesidades en el paseo y juegos. Encontramos mascotas que demandan más libertad y espacio, más ejercicio…

Quitar la correa a tu perro puede ser una magnífica opción que os ofrecerá nuevas experiencias y reforzará vuestra amistad. Antes de soltar la correa de tu perro es imprescindible que la seguridad de tu mascota y de los demás esté garantizada. Conseguir una experiencia de libertad en los paseos con tu perro es posible si sabes como hacerlo, para ello te daremos unas pautas básicas con las herramientas que debes usar.

 

 Órdenes básicas

Para que tu perro pueda caminar a tu lado sin correa debe conocer primero las órdenes básicas, no es recomendable quitar la correa cuando la mascota aún esté en periodo de adiestramiento canino, los conocimientos deben estar integrados.

Entre las órdenes que debe conocer tu perro están las siguientes:

  • Detenerse.
  • Levantarse.
  • Sentarse.
  • Acudir a tu llamada.

Entre estas órdenes la más importante para pasear a tu perro sin correa es que éste acuda a ti cuando lo llames por su nombre, de no ser así, corres el riesgo de que tu mascota se escape y resulte peligrosa para otras mascotas, personas o para sí misma.

 

¿Tu perro pasea con correa?

Para enseñar a tu perro a pasear sin correa es importante que esté acostumbrado a dar paseos con la correa. El motivo es muy sencillo, las salidas al exterior pueden excitar en exceso a tu perro produciendo nerviosismo y conductas impredecibles. Cuando esta reacción se da con la correa, tienes una herramienta de control, pero si eliminas la correa, corres el riesgo de perder el control, y esto puede tener graves consecuencias.

 

Necesitas un parque seguro y tranquilo

Las primeras veces que dejes a tu perro suelto debe ser en un parque seguro y con las menores distracciones posibles para que el perro se mantenga en un estado de calma y esté atento a tu presencia y órdenes.

Llévalo con la correa y déjalo ir, pero con la correa puesta. Si tu mascota se ha acostumbrado a pasear con correa, continuar sintiendo su peso y textura facilitará la obediencia y la adaptación a esta nueva forma de paseo. Dale libertad sobre la correa durante periodos cortos, por ejemplo, de 5 minutos, observa su comportamiento y cuando veas que es totalmente estable y que responde bien a las órdenes ha llegado el momento de probar el mismo periodo de tiempo, pero sin correa.

 

Recompensa

Cuando retires a tu perro completamente la correa, déjalo distanciarse de ti sin perderlo de vista, posteriormente llámalo para que vuelva a ti, cuando lo haga, debes emplear el refuerzo positivo para solidificar el aprendizaje.

Cada vez que tu perro acuda a ti cuando lo llamas, ofrécele una golosina adecuada.

La recompensa deberá mantenerse durante bastante tiempo, mínimo 1 mes y posteriormente, de forma progresiva, este hábito deberá pasar a ser esporádico.

Pasear sin correa

¿Jugamos al escondite?¿Corremos en libertad?

Cuando tu perro esté habituado a pasear sin correa y acudir a tu llamada es el momento de probar algo nuevo. Prueba a esconderte y llamarlo para ver si es capaz de buscarte y aceptar la orden de llamada, aunque no te vea.

Cuando el juego funcione tu perro y vuestros paseos ganarán libertad porque esta herramienta permitirá que tu perro camine a tu lado y te siga sin que continuamente tengas que estar llamando su atención.

Nuevamente recomendamos no perder de vista a tu perro y premiar la conducta que deseas reforzar.

 

No olvides la precaución

Aunque tu perro haya integrado todo el proceso de aprendizaje y esté habituado a pasear sin correa no debes realizar este ejercicio en zonas de tráfico o donde tu perro pueda tener más estrés. La zona debe ser segura y conocida por tu mascota y nunca debes dejar la vigilancia.

 

Esperamos que con este artículo vuestros paseos sean todo un placer, y si tienes necesidad de más información o asesoramiento es el momento de acudir a tu adiestrador de confianza.

No mires para otro lado, él no lo haría

¿Has encontrado un perro abandonado?

¿Cuántas veces has visto un perro abandonado y se te ha partido el corazón? Seguramente muchas, aunque no pasa nada por reconocer que, a pesar del dolor has mirado para otro lado. En el día a día ya tenemos demasiadas obligaciones y una mascota es una responsabilidad muy grande. Somos conscientes de que no todos podemos tener mascotas en casa por muchos y variados motivos, pero eso no significa que no podamos hacer algo por aliviar el sufrimiento de esa mascota abandonada. ¡Ellos se merecen algo mejor! Los datos estadísticos hablan solos y nos han llevado a escribir este artículo ofreciendo alternativas para ayudar a las mascotas abandonadas, sin que ello signifique necesariamente que le abras tu hogar. En 2018 se han abandonado más de 100.000 animales. Sí, has leído correctamente, es un disparate el dolor y sufrimiento que ha causado el abandono a esos seres inocentes.

El verano y las vacaciones produce un aumento en el abandono de mascotas. Este artículo sale ahora, precisamente en verano,  para dar una oportunidad a esas mascotas. ¡Nunca es tarde!

Las principales causas del abandono son:

  • Camadas indeseadas
  • Vacaciones
  • Separaciones y divorcios
  • El final de la temporada de caza
  • La pérdida de interés por el animal cuando crece
  • Problemas de comportamiento en la mascota
  • Problemas económicos de los dueños
  • inmadurez emocional de los dueños

Esta realidad ocurre todos los días, pero en vacaciones queremos aprovechar el tiempo extra y el aumento de abandonos para ofrecer alternativas viables. No te agobies, te contamos los pasos a seguir si te encuentras a un perro abandonado o perdido.

Lo primero: acercarse y tranquilizarlo.

Probablemente ese perro estará muerto de miedo, es casi seguro que le han asustado o maltratado, en la calle todo es posible. Lo más adecuado es que te acerques a él poco a poco y con paciencia. Las siguientes pautas te pueden ayudar en la primera toma de contacto.

  • Coge algo de comida o agua para poder ofrecérsela y que se acerque.
  • No le mires directamente a los ojos.
  • Ponte a su altura para no intimidarlo.
  • Cuando se acerque despacio extiende la mano con la comida y deja que te huela, poco a poco intenta acariciarlo.
  • Habla despacio y suave para tranquilizarlo.
  • Busca señales por si está herido.

¿Está identificado?

Puede ser que la mascota abandonada lleve una placa identificativa en el collar. Si tienes un poco de suerte, es posible que el teléfono esté actualizado y su dueño pueda recogerlo. Estos casos suelen ocurrir sobre todo con perros que se han escapado o perdido.

no tiene placa, no olvides comprobar si tiene microchip. Para eso tienes diferentes opciones:

  • Llamar al Ayuntamiento, que suele tener una delegación para animales extraviados, o directamente a la Policía Municipal Guardia Civil. Ellos tienen lector de microchip y te podrán ayudar.
  • Llevarlo a una clínica veterinaria, de forma gratuita te dirán la información de la mascota.
  • También puedes crear una alerta en alguna app o plataforma para animales perdidos, grupos de Facebook, y otras redes sociales.

Si no tiene microchip ni chapa identificativa

En este caso deberías llamar a las autoridades pertinentes. Posiblemente ofrezcan llamar al servicio de recogida de animales extraviados, y tu recién recogido amigo acabará en una perrera municipal o en una protectora de animales.

Hay que tener en cuenta que no son lo mismo. Aunque la protectora pueda ser mejor opción, muchas veces no pueden acoger al perrito por falta de plazas disponibles. Por eso hablaremos de otras opciones:

  • Buscar una casa de acogida mientras encuentras un nuevo hogar para la mascota.
  • Adoptarlo.
  • Hacerte cargo del perrito temporalmente mientras difundes que lo has encontrado, y comienzas la búsqueda de un nuevo dueño que pueda ofrecerle un hogar.

 

Si conoces o has vivido alguna historia con un perro abandonado, ¡compártela con nosotros dejando un comentario!

Voy a empezar yo. A lo largo de mi vida he recogido a varios animales abandonados. Me he quedado con la mayoría, aunque en alguna ocasión he conseguido encontrarles un hogar que los recibió con los brazos abiertos.

Hoy voy a hablar de Piper, mi último perro. Lo encontró una vecina abandonado, estuvo varios días dándole de comer y me avisó porque ella ya tenía recogidos a demasiados animales y no podía hacerse cargo de más. Se trataba de un Yorkshire precioso lleno de pulgas y huesos. Me acompañó durante quince maravillosos años en los que se escapó en innumerables ocasiones de casa. Siempre lo encontré gracias a que tenía el chip y a mi insistencia, la última vez que se escapó ya era muy mayor y estaba ciego. Mis padres salieron incluso en un programa de televisión local pidiendo ayuda para encontrarlo.

Piper siempre fue un escapista, se ponía histérico cuando yo tenía que salir de casa para trabajar, y siempre pensé que se escapaba para buscarme porque no quería estar solo. Tuve la suerte de acompañarle en esta vida hasta el final y terminó sus días en mi regazo, no tuvo que abandonar solo este mundo.

 

¿Cómo protege a tu mascota la vacuna de la tos de las perreras?

¿Es importante la vacuna de la tos de las perreras?

La tos de las perreras es una enfermedad leve pero muy contagiosa en el mundo canino, así que lo más razonable es prevenir su aparición mediante la vacunación. Ten en cuenta que se trata de una vacuna y siempre debe ser el veterinario de tu compañero peludo el que evalúe su caso y decida la forma de administración. En animales inmunodeprimidos, cachorros y senior los veterinarios deben ser consultados siempre antes de la administración de la vacuna, ya que se trata de un grupo de riesgo.

¿Qué es la tos de las perreras?

Puede que hayas oído hablar de la enfermedad canina llamada tos de la perrera, pero ¿sabes exactamente en qué consiste? Se trata de una enfermedad producida por un virus que actúa de forma muy similar a un resfriado común. Su principal síntoma es la tos seca, perro se trata de una enfermedad muy contagiosa entre los perros.

El nombre tos de las perreras es muy descriptivo.
Si bien es cierto que, los centros donde conviven bastantes perros son los lugares donde suele aparecer esta enfermedad, de ahí su particular nombre, no es el único sitio donde aparece y se contagia la enfermedad. El simple contacto en un parque con un perro que la padece es suficiente para contraer la enfermedad.

Síntomas
Como ocurre en los catarros de las personas, la tos de las perreras también tiene diferentes grados de intensidad:

  • puede tratarse simplemente de una tosmoderada
  • también puede aparecer fiebreflemas.
  • Una tos muy fuerte puede provocar náuseas e incluso hacerle vomitar.

En los casos más agudos es cuando el animal necesita tratamiento, por lo que debes llevarlo al veterinario cuanto antes para que tu perro se recupere lo antes posible y no empeore. En cualquier caso, la enfermedad suele desaparecer al cabo de una semana aproximadamente.

Cómo prevenir la tos de las perreras
No existe un único tratamiento para esta enfermedad, pues no todos los casos son iguales.

Los tratamientos habituales son:

  • Los antibióticos,
  • antiinflamatorios 
  • y algún jarabepara la tos y las náuseas.

Como sucede en el caso de los catarros de los humanos, a veces los síntomas son tan leves que ni siquiera necesitan tratamiento. No obstante, es el veterinario quien deberá determinarlo, por lo que no dudes en llevarlo a consulta si detectas una tos insistente en tu mascota.

Lo más adecuado y eficaz para que tu mascota no pase por esta enfermedad es vacunar, sobre todo si te vas a ir de vacaciones y tienes que dejarlo en una guardería u hotel canino. La vacuna de la tos de las perreras es la mejor prevención, y recuerda que deberás hacerlo todos los años para que no se contagie. Su aplicación es muy sencilla ya que se trata de unas gotas nasales.

Recomendaciones
Además de seguir al pie de la letra el tratamiento que el veterinario considere oportuno, el mejor consejo que podemos darte si tu perro sufre esta enfermedad:

  • Evitar el ejercicio físico.
  • No fumar cerca de él o evitar los paseos largos en días de mucho frío o lluvia.
  • Los lugares con mucho polvo tampoco son aconsejables para tu mascota en estas circunstancias, pueden agravar su tos.

Estas pautas, junto con aquellas que te proporcione el veterinario son las mejores recomendaciones para el cuidado de tu mascota.

Efectos secundarios de las vacunas de la tos de las perreras

Las circunstancias de cada perro son diferentes, y es necesario tenerlas en consideración antes de aplicar la vacuna de la tos de las perreras. ¿Tu perro sufre de alguna enfermedad crónica? ¿no es la primera vez que padece esta enfermedad? ¿Padece alguna deficiencia inmune?Debes informar al veterinario del historial médico de tu perro y de cualquier dato importante concerniente a su salud. Solo así podrá valorar adecuadamente la conveniencia o no de administrar esta vacuna.

¿Ha sufrido alguna vez tu mascota la tos de las perreras?, ¿cómo se contagió y cómo fue el proceso?, ¿le has vacunado ya este año para prevenir la enfermedad?

¿Cuándo puede ser peligrosa la tos de las perreras?

La tos de las perreras puede complicarse principalmente en animales inmunodeprimidos, con enfermedades concomitantes, o bien en los cachorros que aún no tienen maduro el sistema inmunitario.

En este último caso, una nutrición rica en nucleótidos ha demostrado aumentar las defensas en cachorros. Tu veterinario podrá informarte sobre la nutrición más adecuada para aumentar las defensas en cachorros o en perros inmunodeprimidos.

Nosotros solicitamos a nuestros clientes peludos la cartilla de vacunación al día y la desparasitación reciente. Recomendamos como medida preventiva, siempre bajo supervisión veterinaria, la administración de la vacuna de la tos de las perreras antes de venir a pasar una estancia en nuestro hotel.

 

 

¿Cómo saber si tu perro es feliz?

¿Es feliz tu perro?

Los amantes de los perros siempre vamos un paso más allá. Si quieres a tu perro con locura sabrás de lo que estamos hablando. ¿A qué te has preguntado si es feliz? Tranquilo, es normal. Aunque llevéis toda la vida juntos siempre hay momentos en los que las dudas nos asaltan y pensamos ¿estaré interpretando bien las señales?

Para que no quede lugar a dudas hemos desarrollado un manual básico de supervivencia para perros felices y dueños relajados.

4 señales que te dirán si tu perro es feliz

Los perros tienen la sana costumbre de vivir el presente, a diferencia de los humanos, que nos pasamos gran parte de nuestro tiempo planificando el futuro sin ton ni son. Pero no pienses que vivir en el presente librará a tu amigo de cuatro patas de sentir tristeza, ansiedad o depresión.  La clave está en saber interpretar las señales, aunque tu amigo peludo no hable está hablando con gestos, posturas y sonidos.

Si eres buen observador, escuchando su lenguaje corporal y su manera de comportarse podrás llegar a comprender su estado de ánimo. Te detallamos las señales a las que debes atender:

 

  • 1. Apetito

Si tu perro siempre está dispuesto para disfrutar comiendo con ganas todo lo que le ofreces, significa que se siente feliz y confiado.

Cuando veas que tu perro se muestra reacio a la comida, puede ser por diversas razones, entre ellas puede ser que se sienta triste o que tenga algún problema físico. Si ocurre esto último, debes llevarlo al veterinario para que averigüe la causa de su inapetencia.

  • 2. Desea pasear, jugar y te muestra su barriguita buscando una caricia

Las ganas de realizar alguna actividad física, como dar un largo paseo, corretear, saltar o jugar, te confirman con claridad que tienes un perro feliz.

Si tu perro te muestra su tripita pidiendo mimos te está diciendo sin palabras que se siente bien, confiado y a gusto.

Piensa que lo que te muestra sin temor es una zona vulnerable de su cuerpo y te reclama atención y cariño porque sabe que puede confiar en ti .

  • 3. Le gusta estar cerca de ti y se muestra relajado en tu compañía

Sabrás que está contentosi te recibe jubiloso, se acurruca a tu lado y se muestra dispuesto a compartir contigo cualquier momento.

Si consideras a tu perro parte de la familia, seguro que él se sentirá un miembro más y eso le llenará de felicidad.

Un perro feliz está relajado la mayor parte del día. ¿Es este tu caso? Pues, enhorabuena, porque un perro libre de tensiones es sinónimo de animal feliz. Seguro que duerme bien, una media de 14 o 16 horas diarias y siempre está dispuesto a dar un paseo por el parque.

 

  • 4. Lenguaje no verbal: todo su cuerpo expresa

Si te fijas atentamente, verás que tu perro habla con su cuerpo: mueve la cola cuando ve que vas a buscar la correa para dar un paseo, se acomoda en tu regazo para recibir mimos y caricias, o le brillan los ojos, ante una actividad que le encanta, como ir a la montaña a brincar, juguetear o explorar.

Observando este lenguaje no verbal puedes comprobar el estado de ánimo de tu perro y su salud. Un perro sano y feliz muestra su alegría frente a lo que le gusta y apetece. En cambio, si tu amigo perruno está enfermo o deprimido le verás apático y sin energía, un claro indicador de que algo no funciona bien. Los cambios bruscos de humor y las conductas agresivas también son indicadores que debes observar. Estos dos últimos comportamientos deben ser investigados y corregidos con un adiestrador, previa consulta con el veterinario para descartar un problema de salud.

 

 

Una vez revisada nuestra lista nos encantaría que compartas la información en redes sociales y que nos indiques el grado de felicidad de tu mascota. ¡Disfrutamos con los perros felices! Y tenemos que reconocer que nuestras mascotas forman parte de nuestra familia, por eso queremos que sean felices.

¿Qué ventajas aportan las residencias de mascotas?

Nuestra Residencia Oasis es el hotel de tu mascota, su segundo hogar para las vacaciones.

Hoy en día, nuestras mascotas son parte de nuestra familia, por lo que hay que cuidarlas como se merecen. Aunque no te piden más de lo necesario, nuestro amor por ellos nos hace que queramos darles lo mejor para que sean felices. Las residencias para mascotas son servicios relativamente nuevos que pocas personas conocen, pero que están haciéndose notar en los últimos años. Hay muchos motivos por los que dejar a tu mascota un tiempo en una residencia para mascotas, es una muy buena opción.

Tu mascota de cuatro patas tiene sus necesidades.

En primer lugar, los animales también necesitan descansar, relacionarse en un nuevo entorno con otras personas y mascotas con las que puedan divertirse. Por lo que, en este caso, nuestra residencia podría ser un lugar de ocio y entretenimiento para tu mascota.

En segundo lugar, un servicio como este puede ser muy útil en ocasiones en las que no puedes llevar a tu mascota contigo porque no se permiten animales en el hotel, no encuentras billetes de avión para ellos, o el lugar al que vas no está adaptado ni enfocado a animales.

Por último, a veces es importante que tanto las mascotas como sus dueños tengan su espacio y su tiempo de relax. Muchas personas acaban abandonando a sus mascotas por diversos motivos, y uno de ellos es la obligación que conlleva cuidar a un animal, alimentarle, sacarme a pasear tres veces al día, jugar con él o con ella, etc. Nuestra Residencia Oasis puede ayudarte a amenizar el cuidado de tu mascota, otorgando espacios de respiro para que ambas partes disfruten de lo que os apetece hacer y así volveréis a encontraros cargados de energía.

Residencias caninas y gatunas

Hay muchas residencias caninas y gatunas en toda España, nosotros nos encontramos en Sevilla y nuestra Residencia Oasis es un hotel para mascotas, tenemos años de experiencia y una vocación clara hacia los animales. No hay una estancia mínima o máxima para tu mascota, de modo que podrás irte de viaje el tiempo que tengas programado, sin ninguna preocupación. Tenemos alojamientos separados y especializados para gatos y perros de todo tipo, es decir, se acepta cualquier raza en ambos casos.

Hemos creado un entorno agradable donde tus mascotas estarán bien cuidadas y con todas sus necesidades cubiertas. Aunque más que una residencia, nos definimos como un Hotel con todas las comodidades que puedas imaginar. Disponemos de servicio de peluquería y estética, y tiempo para el juego y el deporte, con el objetivo de que los animales disfruten y no sientan la separación con el dueño o la dueña como algo doloroso. Además, podrás ponerte en contacto con nosotros mediante y así te resultará más fácil, rápido y accesible.

Los profesionales que trabajan en nuestra Residencia canina sienten un gran amor por los animales, dejar a tu mascota con personas que se interesan por el bienestar de los animales es la mejor de la solución. ¿Qué mejor trabajo que pasar tiempo con un perro o un gato para una persona que ama a los animales? De todos modos, como consejo, es recomendable que, en la primera visita, el dueño o la dueña permanezca un tiempo en las instalaciones conociendo el espacio y a los profesionales encargados.

Por una parte, esta experiencia os ayudará a ver la residencia como un segundo hogar  con mayor tranquilidad y seguridad; y además, tu mascota sentirá que es un sitio adecuado y acogedor haciendo la separación mucho más fácil para ambas partes. Tu mascota se quedará en un entorno conocido donde tiene ha estado contigo.

Sabemos que no es fácil dejar a tu mascota en manos de otras personas, ya que se trata de un ser querido de la familia, querrás saber cómo está y qué está pasando en todo momento. Si le dejas tu mascota a alguien de confianza, es decir, un amigo o un familiar, sabes que puedes llamar en todo momento para preguntar por su bienestar o estado de ánimo. Aunque, seguramente no tendrá cubiertas todas sus necesidades a nivel emocional, en el caso de que no tenga ningún tipo de vínculo con la persona encargada de cuidarle.

Pero ¿qué pasa en una Residencia canina?, ¿puedo recibir información sobre mi mascota para saber que todo va bien?

Algunas residencias quieren que el dueño tenga libertad de preguntar lo que desee en todo momento. En el caso de Residencia Oasis podrás plantear tus necesidades cuando vengas a vernos e intentaremos en todo momento mantenerte informado para calmar tus inquietudes. Saber que todo va bien visto por tus propios ojos, da más confianza que una llamada telefónica. Somos muy cercanos con todos los clientes porque somos conscientes de la preocupación y dudas que pueden surgir con la separación. Son muchas las personas que se han sorprendido al comprobar lo felices que se muestran sus mascotas en nuestras instalaciones y lo rápido que aprende a relacionarse con otros miembros de su especie.

En residencia Oasis os invitamos a pasar un rato en nuestro hotel de cinco huesos antes de tomar la decisión de disfrutar aquí vuestras vacaciones. Son muchas las recomendaciones de clientes satisfechos que podrás revisar y a los que actualmente consideramos amigos y amigas que nos confían su tesoro, su mascota, porque confían en nosotros. ¡Os esperamos con las piscinas listas!

¿Tu perro sigue haciéndose pipí en casa?

 

Por lo general, cuando un perro comienza con este problema, el propietario va aplicando unos y otros métodos para ver si son eficaces, lo que hace que el proceso se vaya alargando, cronificando y empeorando. El perro cada vez está más confundido (sobre todo debido a castigos inconsistentes y a métodos distintos) y el propietario cada vez más cansado y desesperado de ver y limpiar los pipís del suelo y de los distintos enseres y mobiliario de la casa.

Lo más importante es que merece la pena invertir los esfuerzos necesarios porque con paciencia, tiempo y constancia, este y otros problemas de conducta, mejoran.

Por ello, os vamos a ofrecer una lista de causas por las que un perro puede hacerse pipí en casa, para que os ayude a poder identificar el problema tempranamente de cara a evitar que el caso se cronifique y a facilitar el diagnóstico precoz.

¡Ojo! Este artículo, como cualquiera de los que escribimos, puede servir de fuente de información fiable, pero no para que cada uno en casa aplique métodos de tratamiento de distinta índole. Porque si no, estaréis dentro de las estadísticas que hemos comentado al principio.

  • Problema médico. Como hacemos con todos los demás problemas, descartar en primer lugar una causa médica es lo más importante dentro del diagnóstico de un posible problema de comportamiento. Las enfermedades que más frecuentemente pueden causar poliuria (emisión de pipí en mayor cantidad) son las del tracto urinario, incluyendo la enfermedad renal, los problemas endocrinos, neurológicos y polidipsia (ingestión de mayor cantidad de agua) asociada a enfermedades.
  • Incontinencia de perros viejos, estrógeno dependiente y síndrome de disfunción cognitiva. Se da respectivamente en en perros de edad avanzada, hembras esterilizadas o perros diagnosticados de SDC, mientras están despiertos o relajados. Aquí no tienen actuación las medidas de modificación de conducta. Se suelen usar medicamentos específicos adecuados a cada patología.
  • Aprendizaje inadecuado. Se considera que un perro no ha aprendido correctamente la conducta de eliminación cuando tiene más de 6 meses y ocasionalmente sigue eliminando en casa, no ha pasado más de 1 mes seguido haciéndolo únicamente fuera, y esta conducta se desarrolla tanto con la presencia como en ausencia del propietario.
  • Acceso insuficiente. Esto significa que el perro no sale las veces que necesita a la zona donde tiene que hacer pipí. Los perros que ya tienen un esquema adecuado de eliminación, pueden volver a hacerlo en zona indebidas por cambios en la rutina del propietario o por restricción de acceso a esas zonas. Esto es especialmente importante en perros viejos y en cachorros, ya que no tienen la misma necesidad de eliminaciones que un adulto. También se da el caso de perros demasiado tímidos o miedosos que no eliminarán hasta que no estén en un sitio seguro para ellos.
  • Preferencia por un sustrato determinado. La preferencia por un sustrato concreto de eliminación se empieza a desarrollar sobre las 8-9 semanas de edad. Es el momento que hay que aprovechar para enseñarle al cachorro a discriminar entre los sustratos permitidos y los prohibidos, o un sustrato específico.
  • Ansiedad por separación. Es uno de los síntomas que puede mostrar el perro en los trastornos relacionados con la separación del propietario. Para que sea considerado como ansiedad por separación se tienen que dar las siguientes circunstancias: la conducta de eliminación se produce cuando el dueño o alguno de los miembros de la familia no están presentes, no lo hace nunca si el dueño está en casa, se sabe que el animal tenía un aprendizaje adecuado sobre la eliminación y no hay ninguna causa médica.
  • Sumisión. Se da más frecuentemente en cachorros, hembras jóvenes y perros castigados inconsistentemente. Se puede evitar ignorando esa conducta y premiando otras incompatibles con la misma.
  • Marcaje. Es un comportamiento que se facilita socialmente y por las hormonas. Es más frecuente en machos enteros. La esterilización lo previene o lo disminuye en mayor o menor medida. Es menos común que marquen mediante la orina las hembras. Las hembras en celo, efectúan patrones de orina más a menudo y en menores cantidades. Puede ser una señal de dominancia, de agresividad o de ansiedad.
  • Excitación. Es frecuente en perros jóvenes que todavía no tienen control sobre los esfínteres. Cuanto más excitación les provoquemos, será peor. La orina no se evacúa con una postura concreta, sino mientras el perro anda o salta.
  • Búsqueda de atención. Son los perros que intentan llamar la atención de su dueño eliminando en el interior de la casa, bien para que sean aceptados, para que sean sacados al exterior, o simplemente para ser regañados.
  • Miedo. Se produce por una contracción de los músculos de la vejiga debido al miedo extremo. Para diferenciarla de la micción por sumisión, esta micción debe ir acompañada por otros signos de miedo, como taquicardia…

Come habéis visto, es una larga lista de posibles causas  y muchas de ellas se pueden solucionar con una visita a vuestro veterinario de confianza. En caso de pautas de conducta mal implantadas o estrés por separación será conveniente  buscar un veterinario especialista en etología clínica que deberá trabajar en conjunto con un adiestrador experto y especializado.

Como consejo, el mejor que os podemos dar es que no castiguéis a vuestro perro por hacerse pipí en casa. Lo único que conseguirás es que te coja miedo, se esconda y que no sepa cómo reaccionar. El castigo tampoco es beneficioso para quien lo aplica, dado que no se consigue una mejoría del problema y empeora el vínculo con el animal.

Y ya sabes, analiza el problema que tienes, piénsalo y acude a un especialista. Tu perro es tu familia y lo agradeceréis los dos. Para cualquier consulta recuerda que en Residencia Oasis ofrecemos los servicios de adiestramiento canino, si estás interesado solo tienes que llamar y preguntar.

¿Deberías dormir con tu mascota?

En Españael 14% de los perros y el 33% de los gatos duermen en las camas de sus dueños. Según los datos recogidos por los Centros de Control y Prevención de enfermedades de Estados Unidos, en EE.UU. el 56% de personas con mascotas las deja dormir en la habitación y el 50% de los perros duermen en la cama.

En otros países no es distinto: en el Reino Unido un 16% de las mascotas duermen en el dormitorio y un 14% en las camas de sus dueños. En los Países Bajos el 42% de los perros y el 62% de los gatos pueden subirse a las camas de sus dueños y un 18% y un 30% respectivamente duerme con ellos. Y la lista podría continuar.

 

Algunos amantes de los animales no dudan a la hora de tomar la decisión, dormir junto a sus mascotas es lo mejor. Esta decisión es muy respetable, pero no es la única opinión al respecto. Otras personas consideran que dormir con una mascota no es higiénico y que no puede ser bueno para la salud. Entonces, ¿quién tiene razón? Y lo más importante: ¿Qué es lo más adecuado?

Bueno, hemos pensando que lo mejor para aclarar las ideas es ir por partes.

¿Qué inconvenientes puede tener dormir con mascotas?

Las investigaciones sugieren que hay algunos posibles problemas en compartir lecho con los animales.

  • Riesgos para la salud. Estos incluyen algunas respuestas inmunológicas, alergias, asma o neumonitis por hipersensibilidad; también se pueden producir mordeduras y arañazos a través de los que se puede contraer enfermedades infecciosas asociadas a los animales domésticos. Los más susceptibles a este tipo de problemas son los niños pequeños, las mujeres embarazadas y los pacientes inmunodeficientes. Sin embargo, los riesgos de salud en general son muy bajos; casi insignificantes si los animales reciben cuidados médicos y mantienen una higiene apropiada.
  • Problemas del sueño. En general, los principales problemas relacionados con la calidad del sueño involucran a compañeros (patadas, ronquidos, etc) y niños, pero las mascotas también tienen un papel importante. Sin ir más lejos, un estudio de la Clínica Mayo encontró que el cincuenta y tres por ciento de los dueños de mascotas que dormían con ellas tenía problemas derivados de ello. No obstante, es difícil saber el impacto real de estas interrupciones porque son interrupciones muy cortas que por sí mismas explican poco.
  • Problemas de conducta en los animales. Algunos investigadores mantienen que los perros a los que se les permite dormir con sus dueños pueden experimentar un aumento en la agresividad y problemas relacionados con la separación.
  • Efecto en las relaciones interpersonales. Por último, los animales pueden ser una importante fuente de conflicto y estrés en las relaciones de pareja. Llegando a generar problemas de intimidad.

¿Es bueno o malo dormir con tu mascota?

De entrada la respuesta de no es sencilla, ya que dormir en la cama con tu mascota tiene ventajas e inconvenientes. Seguro que encontrarás personas que defenderán el derecho a dormir junto a su mejor amigo con argumentos basados en experiencias propias, pero algunos expertos en comportamiento canino o y felino sugieren que a la larga se pueden generar muchos problemas de comportamiento. Otra cuestión a tener en cuenta es la higiene, ya que hay personas que afirman que no es del todo limpio e higiénico dormir con sus mascotas. Vemos cuales son los principales argumentos de ambas partes.

Los que defienden dormir en la cama con sus mascotas

La mayor parte de los estudios consultados coinciden en los argumentos de las personas, que afirman que cuando duermen a su lado estos les proporcionan una sensación de seguridad, protección y compañía. Otro de los motivos que aportan es que las mascotas son cálidas lo que les ayuda a sobrellevar las noches mas frías, pero ¿qué pasa con el verano sevillano?

Otro de los argumentos que añaden (en este caso en beneficio del perro) es que los perros son animales sociales y necesitan estar en compañía, así que compartiendo las noches con nosotros estamos cubriendo la necesidad natural de los perros de estar con otros individuos, lo que les hace sentir sentir mas felices.

¿Dejo dormir a mi mascota en mi cama?

Dejar o no dormir a tu perro en tu cama es una decisión personal, eres tú quien debe valorar los pros y los contras. Para algunas personas, como explica la directora del Northshore Sleep Medicine de Chicago, Lisa Shives, puede ser incluso beneficioso: “Algunas personas se sienten más seguras y calmadas cuando su mascota duerme con ellas”.

Toma tu propia decisión, pero ten presente que se trata de una mascota y debes seguir rigurosamente las indicaciones de los expertos para que la experiencia de dormir juntos solo sea placentera y no ocasione problemas que se podrían haber evitado.

Los expertos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recuerdan la importancia de mantener sanos a los animales de compañía. Esto implica llevarlos al veterinario con regularidad, vacunarlos, desparasitarlos y mantenerlos limpios ya que, aunque es extremadamente raro, pueden contagiarnos enfermedades.

 

La información y prevención te permitirá disfrutar la experiencia elegida con total tranquilidad.